Una treintena de afiliados a la ONCE con sordoceguera ha visitado el Parlament

Fecha: 30/06/2017

Una treintena de afiliados a la ONCE con sordoceguera, junto con sus guías intérpretes, ha visitado el Parlament de Catalunya, hoy viernes, 30 de junio. El Parlament, con el asesoramiento de técnicos en rehabilitación y especialistas en sordoceguera de la ONCE, ha diseñado la visita adaptada. Han recorrido diferentes estancias del edificio y el Hemiciclo, y han podido sentarse en los escaños de los diputados, consejeros y consejeras y en el del propio presidente de la Generalitat de Catalunya.

Los ha recibido la presidenta de la Comisión de Asuntos Sociales y Familias, Magda Casamitjana, a la que el delegado territorial y el presidente del Consejo de ONCE Catalunya le han entregado un bastón rojo-blanco, símbolo de las personas con sordoceguera. La propia diputada ha podido experimentar qué siente una persona que no ve y no oye, al dar una vuelta por la Sala de Sesiones con un antifaz y unos auriculares.

El uso del bastón rojo-blanco responde a las recomendaciones de los órganos internacionales que representan a las personas sordociegas, entre ellos la European Deaf Blind Union. En Catalunya se ha determinado por los técnicos entendidos en la materia que los tramos de color rojo se sitúen, comenzando desde la parte inferior del bastón, en el segundo y cuarto tramo del mismo.

Algunos de estos factores son, por ejemplo, el hecho de que a las personas con sordoceguera que conservan resto de visión les resulta más fácil ver el extremo del bastón si el tramo inferior es de color blanco; en entornos con gran afluencia de público (metro, centros comerciales, cruces...), los transeúntes perciben mejor la parte superior del bastón; del mismo modo que ocurre con los conductores, que visibilizan la parte superior del bastón por lo que es más lógico incluir la franja roja en esta parte.

La sordoceguera es la discapacidad que resulta de la combinación de dos deficiencias, visual y auditiva, que se manifiestan en mayor o menor grado, provocando problemas de comunicación únicos y necesidades especiales derivadas de la dificultad para percibir de manera global. Afecta gravemente las habilidades necesarias para una vida mínimamente autónoma y requiere servicios especializados, personal específicamente formado para su atención y métodos especiales de comunicación.

Atención a personas sordociegas

En 2007, nace la FOAPS (Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera). Actualmente, la ONCE en Catalunya atiende a más de 300 personas afiliadas con sordoceguera. Todas tienen acceso a todos los servicios que la Organización presta a sus miembros (educación, apoyo psicosocial, rehabilitación, tiflotecnología, etc.) con el apoyo del servicio de mediación de FOAPS y también con  un programa específico de sistemas alternativos de comunicación, para que puedan aprender un sistema de comunicación alternativo al oral si lo necesitan o mejorar sus estructuras de lenguaje escrito, cuando se comunican en lengua de signos o lenguaje dactilológico.