La ONCE inaugura el mayor centro de atención a la discapacidad en La Rioja

El presidente de La Rioja y el director general de la ONCE recorren las nuevas instalaciones

Fecha: 19/04/2016

José Ignacio Ceniceros, presidente del Gobierno de La Rioja, y Ángel Sánchez, director general de la ONCE, han inaugurado la sede de la delegación territorial de la Organización en La Rioja, situada en la calle Chile, número 31, de Logroño.

Ceniceros y Sánchez han recorrido las nuevas instalaciones, para conocer los distintos departamentos y los servicios que la ONCE ofrece en ellos a sus afiliados de La Rioja. Han estado acompañados por la presidenta del Parlamento de La Rioja, Ana Lourdes González García, y Pedro Manuel Sáez Rojo, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Logroño, así como Estefanía Mirpuri y Juan Javier Muñoz, delegada territorial y presidente del Consejo territorial, respectivamente, entre un nutrido grupo de personalidades de la sociedad riojana.

En su intervención, José Ignacio Ceniceros ha destacado que la ONCE es una “referencia de integración, de igualdad, de apoyo a la infancia, y también es investigación, formación y empleo”. Por eso ha considerado que, siendo importantes y decisivos los servicios que ofrece a las personas con discapacidad visual, “son más trascendentales aún los valores sobre los que se soporta toda su actividad, y que forman parte de la esencia de su entidad”.

Por su parte, el director general de la ONCE, Ángel Sánchez, ha agradecido a las Administraciones Públicas su colaboración para “tener esta nueva sede”. “Es una nueva casa, un nuevo momento que debemos llenar de ilusión, proyectos, trabajo y esperanza”. Se trata, ha dicho el director general de la ONCE, de “la casa de todos los ciudadanos de La Rioja que quieran derribar barreras y construir valores”.

Finalmente, la delegada territorial de la ONCE La Rioja, Estefanía Mirpuri, ha señalado que esta nueva sede “quiere ser la ventana perfecta para la integración de las personas ciegas o con discapacidad visual grave, y que tengan plena autonomía y una mejor calidad de vida”.

La nueva delegación territorial de la ONCE en La Rioja cuenta con dos plantas en las que ofrece a las personas ciegas todos los servicios necesarios para que puedan llevar a cabo una vida lo más normalizada posible, lo que la convierte en el mayor centro integral de atención a la discapacidad en la comunidad.

Cuenta con un aula de tiflotecnología, en la que las personas ciegas aprenden a utilizar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, adaptadas a sus necesidades; un servicio de rehabilitación, para que quienes han perdido la vista hace poco tiempo puedan continuar realizando las labores de su vida diaria; y ofrece además, a los más de 600 afiliados de la ONCE en la comunidad autónoma, servicios educativos y de animación cultural y deportiva, entre otros.

Este nuevo edificio, con una inversión de 1,4 millones de euros, tiene una superficie total de 3.643 metros cuadrados, divididos en dos plantas y espacio bajo cubierta. En la baja se realizarán las actividades públicas de la Organización, con una sala de usos múltiples, así como zonas relacionadas con la venta de productos de la ONCE y los despachos oficiales; la planta superior está íntegramente dedicada a los diferentes servicios sociales, incluida una biblioteca con material en braille, relieve y sonoro, además de sala de rehabilitación, de tecnologías accesibles, etc.

La ONCE en La Rioja destinó casi medio millón de euros a la prestación de servicios a sus afiliados, en 2014. Entre otras actividades, para el curso escolar 2014/2015 ofreció atención educativa a 37 alumnos ciegos o con discapacidad visual grave, con un modelo de educación inclusiva por el que los estudiantes están integrados en las aulas ordinarias, con el apoyo de los profesores de la Organización. En este sentido, es importante conocer un dato: mientras la tasa de abandono escolar al final de la ESO en España está en el 22%, y en la media de la UE en el 11%, la de estos escolares apenas supera el 10%, lo que da una idea de su esfuerzo y dedicación.

Para este y otros servicios, en la comunidad autónoma, la ONCE cuenta con ocho profesionales volcados en lo social: maestros, psicólogo, trabajador social, técnico de rehabilitación, instructor de tiflotecnología y animador  sociocultural.

La Delegación Territorial de la ONCE en La Rioja cuenta con 134 trabajadores, de los que más del 90% tiene algún tipo de discapacidad. De ellos, 115 son vendedores de los productos de juego de la ONCE, todos ellos con discapacidad, repartidos por toda la geografía de la región.

Por otra parte, la ONCE mantiene en La Rioja convenios y acuerdos con empresas e instituciones para mejorar la inclusión social de personas ciegas y con otra discapacidad, como varios trabajos de accesibilidad en centros públicos, privados e incluso en bodegas. Además, existe por ejemplo un convenio con el Gobierno riojano para la Atención Educativa de Alumnos Ciegos y Deficientes Visuales, concretamente con la Consejería de Educación, Cultura, Universidad y Deportes.

Desde 1940

La relación de la ONCE con La Rioja comienza en los años 40 del pasado siglo, cuando  se celebró el primer sorteo de la ONCE, en unas primeras instalaciones ubicadas en la calle Portales. Hay que recordar que, en ese momento (la ONCE nació en 1938 y comenzó sus sorteos en 1939), se arrancó con 22 delegaciones provinciales de la ONCE en España y cada una celebraba su sorteo.

En la historia de la Organización en La Rioja ha habido muchas figuras que han destacado dentro y fuera de la comunidad por su labor, como por ejemplo Fermín Gurbindo, acordeonista y compositor, que ahora da nombre, por ejemplo, al Orfeón “Fermín Gurbindo” de la ONCE en Madrid; o Carmen Galarreta, quien fuera muchos años directora del Instituto de Bachillerato de Santo Domingo de la Calzada y del Instituto de Nájera; e Isabel de Benito, muy conocida y reconocida por su labor como delegada local de la ONCE en Logroño desde 1961 hasta 1986, es decir, 25 años al frente de la ONCE en Rioja.

Como detalles relacionados con el cupón, los vendedores ejercían su venta en plazas y esquinas hasta que, en 1969, el Ayuntamiento de Logroño concedió por primera vez a la ONCE los primeros cuatro quioscos para el ejercicio de la venta del cupón, mejorando así la calidad de trabajo de estas personas.

Además, la Organización impulsó, ya entonces, y con igualdad entre hombres y mujeres ciegos, que éstos trabajaran fuera de la ONCE: pronto se logró varias plazas de telefonista para jóvenes ciegas, una ubicada en el espacio que ahora ocupa el Gobierno de la Comunidad, otra en el Ayuntamiento de Logroño, otra más en el Gabinete de Salud Laboral, y más tarde en la Delegación de Hacienda y en el Banco Hipotecario; y mientras, también en esos años del siglo pasado, se logró la inclusión laboral de un joven ciego fisioterapeuta en el actual Centro Base de Minusválidos; mientras que otro se incorporó como maestro a una escuela en Lardero. Inclusión, en definitiva, para todos y desde hace muchos años.

ILUNION en La Rioja

Respecto a ILUNION, la marca que aúna las empresas de la ONCE y su Fundación, cuenta con 105 trabajadores en La Rioja, de los que 28 tienen alguna discapacidad. ILUNION cuenta con cuatro centros de trabajo en la comunidad y un centro especial de empleo.