III.- Personas nacidas sin deficiencias visuales ni auditivas y que sufren una pérdida de audición y visión durante el transcurso de su vida

  • Su comunicación expresiva es oral.
  • La deficiencia visual dificulta o impide el apoyo en el contexto y en la lectura labial para la comprensión de los mensajes.
  • Para recibir el mensaje necesitan aprender sistemas de comunicación a través del tacto, preferentemente alfabéticos (escritura en palma, dactilológico, etc.)
  • Necesitan apoyo psicológico para realizar el ajuste a su nueva situación personal.
  • Será necesario ir adaptando el uso de las tecnologías como medio de acceso a la información y a la comunicación a distancia en la medida que sus pérdidas visuales y auditivas vayan aumentando. En general, también será conveniente el aprendizaje y uso del braille como medio alternativo de acceso.
  • Aunque conserven resto auditivo, en lugares concurridos y con ruido necesitan apoyo comunicativo para comprender lo que dicen los demás. Y en función del resto visual, también necesitarán la ayuda en los desplazamientos por lugares desconocidos.