Ayudas ópticas, no ópticas y electrónicas para personas con resto visual

Los instrumentos auxiliares tienen como finalidad la optimización de la funcionalidad visual de las personas con resto de visión.

Para ello, se requiere la ampliación de las imágenes en la retina y hay cuatro maneras de hacerlo:

1. Ampliando el tamaño de cada objeto

Al ampliar el tamaño (por ejemplo, en el caso de las letras, ampliando el texto), la imagen que se proyecta en la retina lo hace en la misma proporción.

Ejemplos de este tipo de ampliación se encuentran en los libros escritos en letras grandes, en los números de los diales de teléfono en caracteres grandes…

2. Disminuyendo la distancia para ver el objeto

Cuando acercamos algo a los ojos, en la retina se produce igualmente un aumento de la imagen correspondiente. El inconveniente, por ejemplo en lectura, es la imposibilidad que tiene el ojo humano para visualizar nítidamente un objeto cuando la distancia es tan corta, limitaciones que se van agudizando con la edad. Para paliar esto se precisa la ayuda de lentes.

3. Mediante la ampliación angular

Es la más compleja y se produce cuando se usan ayudas telescópicas, que permiten visualizar los objetos dando la sensación de que se encuentran más cerca de lo que están en realidad.

4. La ampliación por proyección

Se produce cuando se proyectan imágenes sobre pantallas: cine, diapositivas … En baja visión son de gran utilidad los circuitos cerrados de Televisión (CCTV), también conocidos como lupas televisión, que son un claro ejemplo de este tipo de aumento.

AYUDAS ÓPTICAS Y SU UTILIZACIÓN

Se fabrican a partir de lente positivas (que producen aumento de la imagen) y pueden usarse de forma manual o llevar un soporte para apoyar en el papel. Algunas llevan luz incorporada y son muy útiles para aquellas personas cuyas condiciones visuales lo requieran. Permiten la consulta puntual de documentos, precios, etc., de una manera rápida y sencilla.

Para obtener un rendimiento óptimo con las mismas, se deberá localizar con exactitud el punto de enfoque, que en el caso de las lupas manuales deberán realizarse alejando y acercando la lupa al texto.

Gafas de alto poder dióptrico

Lentes también positivas que se incorporan en una montura y que se pueden utilizar para lecturas prolongadas, tareas de punto, costura, escritura, etc.

También denominadas microscopios, consiguen el aumento por “disminución de la distancia”, que se produce cuando reducimos la distancia del objeto al ojo. En realidad, no aumentan nada por sí mismos, pero facilitan la acomodación, que es la función visual que permite acercarse al objeto para verlo con nitidez.

Para algunas tareas, son más cómodos que las lupas porque permiten tener las manos libres.

Existen diferentes tipos: monoculares, binoculares y pueden utilizarse de forma monofocal (con un solo foco), bifocal (con dos focos), trifocal (tres focos) o multifocal (varios focos).

La distancia de trabajo con estas lentes es corta, por lo que se requiere una correcta posición a la hora de leer para conseguir y mantener una imagen nítida.

Telescopios

Permiten aumentar el tamaño de los objetos que se encuentran a distancias lejanas. Pueden ser manuales o ir montados en gafas y a su vez pueden utilizarse con un solo ojo (monoculares) o con los dos (binoculares). Su poder de enfoque les hace útiles para todas aquellas tareas puntuales de visión lejana, como son la lectura de rótulos, teatros, TV, escaparates, etc.

No permiten su utilización en movimiento.

AYUDAS ELECTRÓNICAS

Circuitos Cerrados de televisión (CCTV)-Lupas televisión

Ayudas que aumentan el tamaño de las imágenes y que constan de un monitor, una cámara y un sistema óptico. Cada usuario puede establecer la modalidad más acorde con sus condiciones visuales, en cuanto al tamaño, contraste y color necesario. Pueden utilizarse en sistemas blanco y negro y color, siendo muy variados los modelos existentes, algunos de ellos ofrecen la posibilidad de compatibilizar el monitor con un ordenador, permitiendo mediante la división de la pantalla, presentar las imágenes procedentes de la cámara y las del ordenador al mismo tiempo. Es un sistema de lectura muy apropiado para aquellos casos en los que la visión es muy reducida o el uso de las ayudas antes mencionadas resulte poco adecuado para conseguir sus objetivos.

Cada persona podrá seleccionar el modelo que más se adecue a sus necesidades:

Estas ayudas deben recomendarse desde un servicio especializado, que garantice los entrenamientos adecuados y los adapte a las necesidades individuales de cada persona con discapacidad visual.

AYUDAS NO ÓPTICAS

Son todas aquéllas que favorecen la utilización del resto visual o que potencian el rendimiento con las ayudas ópticas y electrónicas. Se incluyen en este grupo:

  • Para controlar los problemas de deslumbramiento: filtros con diferentes niveles de absorción
  • Para lectoescritura: guías para firmar, rotuladores, papeles pautados, atriles…
  • Materiales para costura: enhebradores, cintas métricas con marcas, agujas de cabeza hendida
  • Relojes, despertadores y avisadores de tiempo adaptados en Braille, sonoros
  • Ayudas al desplazamiento, fundamentalmente bastones de movilidad, tarjeta “taxi”, etc.