Taller de Prehistoria, con piezas para ver y tocar, en el Museo Tiflológico de la ONCE

Abierto a todos para celebrar el Día Internacional de los Museos y poder tocar el cráneo de Atapuerca

Fecha: 06/05/2016

El Museo Tiflológico de la ONCE y Eva Montilla, de Restauración y Réplicas Arqueológicas (EMRAR), organizan un Taller de Prehistoria con piezas que los visitantes podrán ver y tocar, y que estará abierto a personas ciegas o con discapacidad visual grave afiliadas a la ONCE, y al público en general, hasta completar aforo. Esta actividad se realiza para conmemorar el Día Internacional de los Museos.

El Taller de Prehistoria se celebrará el día 18 de mayo, a las 17:00 horas, en el Salón de Actos del Museo Tiflológico de la ONCE (c/La Coruña, 18. Madrid), con entrada libre y gratuita, hasta completar aforo, mediante inscripción previa en el teléfono 915894219. Esta actividad será impartida por Eva Montilla, restauradora e historiadora del Arte que, desde 2009, forma parte como investigadora del Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana, de Córdoba.

Los asistentes a este Taller de Prehistoria podrán ver y tocar la réplica del Cráneo número 5 de Atapuerca, la de un bifaz achelense (herramienta lítica prehistórica); y reproducciones de la Venus de Wilendorf, la Venus de Lespugue, la Venus de Brassenpouy y la de un colmillo de oso cavernario.

Además, con láminas de sílex, un equipo de encendido de fuego por fricción de maderas y aerógrafos de hueso para hacer manos en negativo, se realizarán demostraciones de la capacidad de corte del sílex, de encendido de fuego prehistórico y de pintura rupestre, utilizando las mismas técnicas y materiales que nuestros antepasados.

El Museo Tiflológico de la ONCE

El Museo Tiflológico (http://museo.once.es) es un espacio accesible a todos los públicos, donde se emplean, como canales de entrada de la información, el tacto y el oído, junto al tradicional de la vista. En sus salas se muestran cuatro colecciones: la de maquetas de monumentos arquitectónicos, la de obras de artistas con discapacidad visual grave, la de material tiflológico y la de libros en braille y otros sistemas de escritura anteriores a la creación de la ONCE.

Se inauguró el 14 de diciembre de 1992 y es un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas, aunque lo que realmente lo hace original y único es el hecho de ser un museo que nace por decisión de sus usuarios y diseñado por estos a la medida de sus necesidades.

En él se exhibe el patrimonio cultural de la ONCE y se desarrollan los programas de exposiciones temporales de obras de artistas ciegos y de extensión museística a través de la exposición itinerante de sus fondos. En ambos casos el objetivo es promocionar y satisfacer las necesidades culturales de las personas con discapacidad visual grave, así como servir de escaparate a los esfuerzos de integración y normalización perseguidos por la ONCE.