La ‘Roja Paralímpica’ necesita un empate con Turquía para meterse en las “semis”

Para mejorar la medalla de bronce obtenida en el último Europeo

Fecha: 23/08/2017

La selección española de fútbol para ciegos necesita al menos un empate con Turquía, esta tarde en Berlín, para “colarse” entre los cuatro grandes del continente en el Campeonato de Europa de Fútbol para Ciegos que se está celebrando estos días en la ciudad alemana.

La opción de jugar semifinales ha llegado tras ganar, ayer, con una amplia goleada a Bélgica (4-0), que se suma a la goleada de hace tres días a Georgia (8-0), y el empate con Rusia (0-0).  En el grupo de España, ya está clasificado el equipo de Rusia; y Turquía y la “Roja” se juegan el otro puesto en las semifinales.

El equipo turco es uno de los más fuertes de la Eurocopa y ha protagonizado varias goleadas estos días de competición. Cuenta en sus filas con el máximo goleador del campeonato, por ahora, el número 10, Hasan.

Mientras, el combinado nacional es el mismo que disputó los pasados Juegos Paralímpicos en Río con la novedad del regreso de Antonio Martín Gaitán, conocido como ‘El Niño’, que a sus 35 años ha ganado la liga española de fútbol para ciegos con el Málaga siendo el Pichichi de la competición con 40 goles.

Estará acompañado por Adolfo Acosta, José Luis Giera ‘Pepelu’, Javi Muñoz, Iván López, Youssef el Haddaoui, Moisés González y Sergio Alamar, junto a los porteros (sin discapacidad visual) Pedro Gutiérrez y Sergio Rodríguez. Completan la expedición el seleccionador nacional, Jesús Bargueiras; los entrenadores Miguel Ángel Becerra y José Carratalá; el médico, Mauricio Tejada; el preparador físico, Sergio Cano; y el fisioterapeuta, Sergio Gómez.

La selección fue bronce en el último Europeo disputado en Hereford (Inglaterra) hace dos años, una medalla que le supo a poco. En Berlín tratará de ampliar su palmarés continental después de siete títulos conquistados.

Fútbol Sala para Ciegos

Las personas ciegas y con discapacidad visual grave compiten en dos categorías distintas, existiendo grandes diferencias entre ambas.

Los jugadores con discapacidad visual grave (B2/B3) no necesitan apenas adaptaciones para poder competir. Estas adaptaciones van principalmente encaminadas a conseguir contraste entre el color del balón y el suelo, de la portería y el fondo y una iluminación de igual intensidad durante los 40 minutos de juego real que dura el partido. Por ello disputan sus partidos en pabellón cubierto.

Por otra parte, el fútbol para ciegos ha necesitado mayor número de adaptaciones, estando en estos momentos bien desarrollado y reglamentado, lo que lo convierte en un deporte seguro y viable para las personas ciegas.

Las características específicas imprescindibles son:  balón sonoro; vallas laterales que evitan los fueras de banda, salvo que el balón salga por encima de éstas, siendo además un elemento de orientación y seguridad para el jugador; el portero es vidente y tiene limitada su maniobrabilidad a una pequeña zona dentro del área de penalti; un guía detrás de la portería orienta a los jugadores; y la obligatoriedad de los jugadores de decir, de forma clara y audible, la palabra “voy”, para evitar golpes y orientar al jugador rival.

Dadas las necesidades específicas esta modalidad se juega en campo de césped artificial descubierto para facilitar la audición del balón. Por eso es necesario el silencio del público mientras esté en juego la pelota y hasta que no se marque un gol o existan tiempos muertos.