El astrofísico y profesor catalán Jesús Guillén imparte una sesión formativa sobre educación emocional en el aula

El modelo educativo impulsado por la ONCE logra que el abandono escolar tras la ESO por parte de estudiantes ciegos sea el 9’6% frente al 20% estatal

Fecha: 24/11/2017

El astrofísico por la Universidad de Barcelona y profesor del Máster de Neurodidáctica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Jesús Guillén, ha impartido una sesión interactiva por internet con profesores de toda España en la que ha hablado de la educación emocional en el aula y cómo influyen las emociones en el aprendizaje.

El coautor del libro “Neuromitos en educación: el aprendizaje desde la neurociencia” y reconocido bloguero entre la comunidad docente, ha basado su charla en los conocimientos científicos más recientes, proponiendo una nueva mirada educativa en la que considera esencial atender las necesidades emocionales, sociales y físicas de todos los niños y adolescentes y aprender desde y para la vida.

Se trata de una iniciativa del 34 Concurso Escolar de la ONCE y su Fundación en el que invitan a los docentes y estudiantes a trabajar y reflexionar sobre cómo poder hacer una escuela más abierta, diversa y para tod@s.

Los objetivos de estas sesiones interactivas son complementar el aporte didáctico que ya ofrece el concurso escolar, con una formación actual y constante para el profesorado; permitir al profesorado plantear dudas sobre la temática que el especialista imparta; y llegar a ser un referente para los profesores, en lo que a formación se refiere, considerando las sesiones como un valor diferencial de otros concursos escolares.

El concurso escolar de la ONCE es un programa de sensibilización educativa que pretende trabajar en el aula de manera activa el cambio de actitudes y la actuación de los alumnos para mantener una convivencia respetuosa.  Cada año, más de 2.000 profesores y 150.000 alumnos trabajan sobre cuestiones que tienen que ver con su entorno social más cercano.

Bajo el lema “Reinventemos juntos una escuela para tod@s”, el concurso pone a disposición de los participantes diversas herramientas para que puedan trabajar sobre aspectos tan relevantes como la educación emocional, la inteligencias múltiples, el uso de las nuevas tecnologías, el rediseño de espacio escolar o la diversidad en el aula. De esta manera, serán los propios escolares y docentes los que hagan propuestas para hacer una escuela para tod@s.

Cómo participar

En el 34 concurso escolar de la ONCE y su Fundación pueden participar todos los alumnos de los centros educativos españoles públicos, concertados y privados, desde Primaria hasta Bachillerato, además de Educación Especial y Formación Profesional. Los estudiantes de Primaria y Especial deberán realizar un cartel que reivindique una escuela para tod@s, que deberá ir acompañado de una audiodescripción. Mientras, los escolares de la ESO, FP y Bachillerato tendrán que grabar una pieza audiovisual (de un minuto de duración) que tiene que  ir acompañada de un guión detallado.

Cada grupo o aula deberá subir a la página web del concurso (www.concursoescolaronce.es) su trabajo. Los directores o profesores de todos los centros educativos que deseen participar en el concurso y acceder a los materiales educativos, podrán hacerlo a través de la propia web o por vía telefónica en el número gratuito 900 808 111, siendo la fecha límite de recepción de participaciones el 4 de febrero de 2018.

La ONCE, referente en educación inclusiva

El modelo educativo inclusivo de la ONCE es un ejemplo de éxito: en él la tasa de abandono escolar al final de la ESO es solo del 9’6%, frente al 11% de la media europea o el 20% en la cifra global de España (Informe Monitor de la Educación y la Formación de 2016, Comisión Europea).

La ONCE lleva años trabajando en esta línea de la inclusión académica y social con modelos de intervención educativa inclusivos reconocidos a nivel internacional. Hasta los años setenta, la única opción educativa para el alumnado con ceguera o discapacidad visual grave era la escolarización en los colegios específicos de la Organización. A partir de los años ochenta, la legislación educativa cambia y también la sociedad. Se dan nuevos planteamientos educativos y los primeros intentos de integración. Se crean los Equipos Específicos de atención educativa a personas con discapacidad visual, se reconvierten los colegios de la ONCE en Centros de Recursos Educativos y se firman los convenios de colaboración en materia de atención educativa a alumnos con discapacidad visual, entre la ONCE y las administraciones educativas de carácter estatal y autonómico.

Gracias a ello, actualmente casi el 99% del alumnado con discapacidad visual se escolariza en colegios ordinarios, en su pueblo, barrio o ciudad de residencia, siguiendo el currículo escolar oficial. Este bagaje y esta experiencia son la base de esta edición, donde todo el material educativo ha sido elaborado por especialistas de la educación para abordar (en línea al currículo escolar) los grandes principios de la escuela del futuro, la escuela para tod@s.