Albert Olivera y Conchi Salas, campeones de España de ajedrez para ciegos

Los 60 mejores ajedrecistas ciegos de nuestro país, procedentes de 15 comunidades autónomas, disputaron el torneo en el Hotel ILUNION Alcalá Norte de Madrid

Fecha: 14/11/2016

El tarraconense Albert Olivera se proclamó  campeón de España de ajedrez para ciegos en la XXV edición del Campeonato nacional organizado por la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC).

El torneo, disputado del 6 al 13 de noviembre en las instalaciones Hotel ILUNION Alcalá Norte de Madrid, estuvo muy disputado en la categoría masculina. A la última ronda llegaron empatados hasta 6 jugadores, que debían jugarse el título en las 3 partidas que les enfrentaban.

A medida que pasaban las horas de juego y la sala se despoblaba, se fueron quedando solos los 6 protagonistas del duelo final. Cada uno jugaba su propia partida sin perder de vista las de al lado, en uno de los finales más emocionantes que se recuerdan.

El pronóstico de las partidas giró varias veces a lo largo de la última jornada, porque la tensión perjudicó la fiabilidad de los jugadores. Después de muchas alternativas, Gavril Draghici batía a Roberto Clemente y Albert Olivera al anterior campeón, Diego Aguilar; entre tanto, la partida que enfrentaba a Agustín Fernández con Manuel Palacios terminaba en tablas.

El desempate entre Draghici y Olivera favoreció al segundo, que se proclamó campeón de España solo unas semanas después de conseguir la medalla de bronce en el Mundial IBSA celebrado en Rumanía.

Entre las mujeres, la cántabra Conchi Salas renovó su título de campeona de España conquistado hace dos años.

En el torneo se dieron cita los 60 mejores ajedrecistas ciegos de nuestro país, procedentes de 15 comunidades autónomas.  El torneo se disputaró por sistema suizo a 8 rondas. El ritmo de juego fue de 90 minutos de tiempo final más un incremento de 30 segundos por jugada.

El ajedrez, uno de los deportes más integradores

El ajedrez es un deporte de larga tradición entre las personas con discapacidad visual, por su facilidad para ser practicado de forma integrada en las competiciones con personas videntes.

Para la práctica del ajedrez, los ciegos necesitan sólo algunas adaptaciones en el material de juego. Por ejemplo, el tablero tiene los cuadros negros ligeramente más altos que los blancos para hacerlos diferentes al tacto. Además, las piezas negras llevan, en su parte superior, una protuberancia que las distingue de las blancas.

Cada casilla del tablero tiene un orificio en el centro, en el que se insertan las piezas a través de un pequeño vástago que éstas tienen en su parte inferior. Mediante este sistema, las manos del jugador pueden tocar todas las piezas sin derribarlas.

Las partidas entre ajedrecistas ciegos se juegan en dos tableros. Cada uno de los jugadores mueve las piezas en su tablero de modo que, al tocarlas, no moleste ni sea molestado por su contrario. Los relojes de ajedrez disponen de un mecanismo de voz con auriculares para acceder al tiempo de juego.

Ver video ajedrez para ciegos