Afíliate a la ONCE

Un chico con gafas, desde una azotea con su municipio al fondo

17/Agosto/2022

Discapacidad

“He perdido mucha visión y cada vez me resulta más difícil mantener mis rutinas diarias; siento que estoy en riesgo cuando me desplazo y no estoy seguro de estar haciendo bien mi trabajo...; no hay operación posible, ni tratamiento, tampoco gafas, y mi oftalmólogo solo me sugiere que vaya a la ONCE; ¿La ONCE? Si yo aún puedo ver... Es cierto que menos que hace algunos meses, pero no soy ciego; he llegado a pensar que muchas cosas me pasan porque estoy distraído y no me fijo bien en lo que me rodea; me preocupa lo que está sucediendo y no sé cómo va a evolucionar; no puedo concentrarme y no estoy tranquilo…”.

Si al leer estas frases te has sentido identificado, debes saber que más del 85% de las personas que se afilian a la ONCE conservan algún resto visual. Es lo que llamamos en ONCE "baja visión".

Como tú, antes de dar el paso, tuvieron muchas dudas, por desconocimiento y porque, en ocasones, vinculan a la Organización solo con la venta del cupón y con la ceguera total. Pero más allá de estos importantes cometidos, la ONCE acoge también a quienes, teniendo una pérdida visual muy importante, conservan unos niveles de agudeza y campo visual que permiten su afiliación: Agudeza visual igual o inferior a 0,1, obtenida con la mejor corrección óptica posible; o campo visual reducido a 10 grados o menos.

Una chica afiliada a ONCE con baja visión mirando a la izquierdaGracias a la venta de loterías responsables, seguras y sociales, la ONCE ha podido crear una red de servicios especializados pionera en el mundo, que valora la situación de cada persona de forma integral, poniendo a su disposición una gran cantidad de recursos destinados a mejorar su calidad de vida. Durante el proceso, son muchos los profesionales expertos en bienestar social, apoyo psicológico, educación, rehabilitación, tecnología adaptada, etc. que intervienen.

Cuando una persona con una deficiencia visual grave necesita mejorar su autonomía y acude a uno de los Servicios de Rehabilitación que la ONCE tiene en todo el territorio nacional, se trabaja con ella el desarrollo de todas sus capacidades sensoriales, enseñándole a optimizar el resto de visión y a complementarlo con otros sentidos. Se entrenan también diversas técnicas compensatorias y se recomiendan los productos de apoyo ópticos (lupas, telescopios, filtros, etc.) y no ópticos (iluminación, atriles, etc.) más adecuados, pero siempre desde una perspectiva multidisciplinar, en la que participan tres profesionales cualificados: oftalmólogo, óptico-optometrista y técnico de rehabilitación.

Un niño con gafas y mascarilla explora un globo terráqueo en relieveEs habitual que alguien que ha perdido visión no tenga la misma confianza que antes al desplazarse por la calle, tenga miedo de a tropezar y le afecten mucho los cambios de luz. Además, la convivencia con vehículos de todo tipo, el uso del transporte público y las constantes modificaciones que se producen en las calles contribuyen a incrementar esa inseguridad. Igualmente, la pérdida de visión complica muchas de las tareas habituales que antes se hacían con normalidad: encender la cocina, manejar los electrodomésticos, preparar los alimentos, elegir el vestido o tomar un medicamento.

La visión es un sentido muy importante que nos permite conocer el entorno, relacionar a las personas con situaciones, anticipar los peligros, tomar decisiones de forma rápida y muchas cosas más, sin apenas darnos cuenta.  La nueva realidad provoca pérdida de expectativas de futuro y, sin embargo, a través del aprendizaje de técnicas adaptadas y del uso de nuevos recursos, será posible alcanzar la máxima eficiencia y seguridad cuando se camine por la calle, se coja el autobús, se lea cualquier documento o se use la cocina, manteniendo el propio desafío de ser autónomo.

Nuestro reto es que aquellas personas que se encuentran en esta situación conserven su autonomía personal y participen activamente en cualquier entorno. Esos son nuestros objetivos prioritarios para todas las personas afiliadas a la ONCE. Así que, si tienes baja visión, ven a la ONCE.

Compartir