GRACIAS por todo, GRACIAS por tanto ...

16/Julio/2021

Juegos ONCE

Por Ángel Sánchez Cánovas
Director General de la ONCE
 
Cada año, cuando celebramos la gala ‘Buena Gente ONCE’ para reconocer a nuestros mejores vendedores y vendedoras, me planteo qué cualidades son las que hacen destacar a estos 22 hombres y mujeres tan diversos por edad, circunstancias personales o trayectoria profesional. Son personas con vidas muy diferentes pero que están unidas, sin embargo, por un hilo invisible que se teje en torno a valores como el respeto, la perseverancia, la solidaridad, la ilusión, la unión, la cercanía, el talento o el compromiso.
 
Son los valores ligados indisolublemente a la ONCE y que constituyen la esencia de esta casa desde hace más de 82 años. Y son precisamente nuestros 19.000 vendedores y vendedoras, nuestros centinelas de la ilusión quienes, de una forma más cercana y directa, trasladan estos valores a la ciudadanía. Lo hacen cada día en las calles y plazas de los pueblos y ciudades de España, repartiendo ilusión y recogiendo solidaridad. Ellos son nuestro punto de partida y de llegada, nuestra razón de ser.  
 
2020 fue un año excepcional, muy duro, en el que tuvimos que enfrentarnos a una situación sin precedentes. A mediados de marzo nos vimos obligados a parar las ventas de nuestros productos de lotería responsable y a confinarnos en casa para protegernos de un virus que desgraciadamente ha golpeado a miles de familias, también a la nuestra. Fueron meses de incertidumbre, de enfrentarnos a una realidad que nunca antes habíamos conocido y a la que tuvimos que adaptarnos rápidamente.  
 
El 15 de junio volvimos a salir a reconquistar las calles, a conectarnos de nuevo con nuestros clientes y con la sociedad en general. Y los agentes vendedores lo hicieron con entusiasmo, dedicación y trabajo renovados, demostrando que la valentía no consiste en no tener miedo, sino en superarlo y luchar por un proyecto común. Ese que nos ha guiado a las personas ciegas desde los inicios de la ONCE y al que nunca hemos renunciado: el de ser dueñas de nuestro propio destino. 
 
Por ello, si en cada edición de los premios ‘Mejores Vendedores del Año’ se reconoce a personas luchadoras, entusiastas y entregadas a su trabajo, quizás este año con motivos más evidentes se ha premiado a 22 auténticos héroes y heroínas, ejemplos de lo que es mojar la camiseta, a veces con sudor, otras con lluvia, siempre con la dignidad y la satisfacción del trabajo bien hecho. Estas personas demuestran cada día que vender nuestro cupón y nuestras loterías responsables es mucho más que realizar una venta, algo más trascendente que una simple transacción.  
 
 
Se trata de estar cerca de la gente, de escucharla, de compartir confidencias, consejos, palabras de ánimo. Cuánto tenemos que aprender de la calle, de las personas sencillas que nos encontramos cada día y que siempre han estado ahí, a nuestro lado. Que nos han echado de menos cuando no hemos estado y que nos han recibido con los brazos abiertos cuando hemos vuelto. La sociedad que nunca nos ha fallado y a la que nosotros tampoco queremos fallar.
 
Porque la calle nos permite renovar nuestra ilusión todos los días, haga viento o truene, con frío o calor. Y en estos más de 82 años de historia caben muchos días, tantos como las páginas de este libro llamado Grupo Social ONCE que todas las mañanas seguimos escribiendo.
 
Hacía referencia al inicio de estas líneas a los valores en los que destaca nuestra buena gente ONCE, nuestra gente buena, y me gustaría terminar añadiendo algunos adjetivos más, dedicados a estos 22 trabajadores y trabajadoras reconocidos como los mejores vendedores del año 2020 y que representan a toda nuestra red de agentes de venta.
 
Porque hablamos de personas inimitables, insustituibles e imprescindibles, para quienes la venta es su vida y que a su vez, con su trabajo, dan vida a esta gran familia que es la ONCE.
 
¿Qué más podría pedir un director general de cualquier institución?
Así que GRACIAS por todo, GRACIAS por tanto.
 
Compartir