¿Por qué desarrollar el pensamiento crítico?

Imagen de Chema Lázaro

22/Marzo/2021

EDUCACION

Por Chema Lázaro, maestro de Educación Primaria (*)
 
Hablar del desarrollo del pensamiento crítico en los estudiantes en cualquiera de las etapas educativas en las que estén nos parece más o menos una obviedad, es decir, es una idea asumida por el conjunto de los educadores y por ende de la sociedad, queremos que nuestros alumnos sean críticos. Nos enfrentamos a una época en la que el debate está cada vez más polarizado, donde se vierten las opiniones desde los extremos. Una época de memes, de linchamiento social por la expresión de ideas de diferentes personas que tienen gran influencia en las redes sociales. Una época donde el intercambio de pensamientos sobre cierto tema que genera polémica en internet y las redes sociales no tiene argumentos, fundamentos, mucho menos basados en un pensamiento crítico.
 
A pesar de enfrentarnos a este tipo de fenómenos del mundo moderno, podemos con toda seguridad y certeza desarrollar como sociedad y consumidores de medios de comunicación el pensamiento crítico sobre temas polémicos o que generen debate en redes sociales. 
 
Es por ello que fomentar el pensamiento crítico desde las escuelas es fundamental para que seamos personas capacitadas que puedan comprender el mundo actual en el que vivimos. Además, debemos dotarnos de estrategias de interacción con el medio y así poder tomar mejores decisiones sobre lo que consumimos y lo que no, las fuentes de información que consultamos y la veracidad de las mismas  o aquellos perfiles con los que nos dejamos asesorar. El plantearnos estas preguntas nos hace tener una mirada diferente hacia las redes, una mirada crítica.
 
Las personas tenemos que desarrollar el pensamiento crítico desde el cuestionamiento de las diferentes fuentes de información que recibimos; de esta manera, podremos construir  argumentos sólidos sobre si lo que vemos en redes sociales tiene los suficientes argumentos para que, aquello que estamos consumiendo, a la vez, nos aporte una trascendencia a nuestras vidas. En redes sociales como en la vida, no todo vale.
 
Con el desarrollo de este pensamiento, nuestro estudiantes podrán decidir a quiénes siguen y a quiénes no, filtrar por la relevancia que les aporta el contenido y no sólo por el filtro social, o por la cantidad de seguidores. Así, como creadores de contenido digital, podrán valorar qué tipos de comentarios realizan, qué vídeos o fotos comparten o, con una mirada mucho más profunda, decidiendo qué hechos quieren fomentar como virales y cuáles no. Nuestros estudiantes, tanto como consumidores como creadores de contenido, tienen que filtrar aquello que aporta valor y trascendencia, para que esté acorde con los valores y el modelo de sociedad que quieren ir construyendo.
 
Nuestros estudiantes podrán hacer juicios morales de aquellos hechos considerados incorrectos y abanderar aquellas acciones que se aproximen a valores e ideales comunes a todos los seres humanos. Este pensamiento crítico es una manera de combatir los linchamientos públicos y las vejaciones de los considerados “diferentes” y ensalzar conductas cívicas y democráticas donde todos tienen cabida. Las redes deberían ser también el reflejo del futuro que queremos construir. 
 
Así pues, el pensamiento crítico es fundamental, tanto en la audiencia, como en los creadores de contenido en redes sociales. Ambos tienen una responsabilidad social. El creador del contenido, de generar y transmitir ideas trascendentes y de provecho para la sociedad, a la vez que fomenta que las personas generen debate entre los temas expuestos y, por lo tanto, trabajen el pensamiento crítico. Por su parte, la audiencia o los consumidores tienen la responsabilidad de discernir entre lo que debería causar controversia en los demás, entre lo que debe estar en boca de todos o no.
 
Debemos promover acciones donde nuestro alumnado alce la voz para que, desde la creación de contenido, identifique las debilidades y las bondades de un mundo con el que está, no solo condenado a vivir, sino también a entenderse y modularlo.
 
 
(*) Chema Lázaro es maestro de Educación Primaria, tiene un Máster en Neurodidáctica (URJC) y fue ganador del Premio Nacional de Educación en 2013. Además en 2017 fue finalista de los Premios Educa Abanca al Mejor docente. Chema es, además, co-fundador de NIUCO educación, empresa del sector de la educación que apuesta por un cambio metodológico basado en los avances de la ciencia en el campo de la educación. 
 
Chema ha impartido uno de los webinars del 37 Concurso del Grupo Social ONCE, cuyo lema en esta edición es “ConexiÓN - AdicciOFF. Esto no es un juego”. En él invitaba a los docentes a emplear las tecnologías para tomar mejores decisiones para el aprendizaje del alumnado, convirtiéndolo en el protagonista principal de su proceso de aprendizaje.
 

 

37 Concurso Escolar

 

Compartir