Lotería social, lotería responsable

Imagen de un cupón de 'juego responsable' de Juegos ONCE

03/Febrero/2021

Juegos ONCE

¿Qué hay detrás de un modelo social único en el mundo? Sus raíces, una lotería social y responsable, capaz de sostener un sólido andamiaje de colaboración e inclusión.  Esta es la realidad de la ONCE, del Grupo Social ONCE, y este nuestro concepto y demostración de juego responsable. Desde su nacimiento, hace más de 82 años, la ONCE tuvo claro que solo un juego responsable podría ser la base de una acción social sin parangón. Una lotería que, apoyada en la ciudadanía como “el impuesto voluntario y solidario más importante del mundo” (denominado en alguna ocasión por el presidente Miguel Carballeda) devolviera a la sociedad absolutamente hasta el último euro recogido, multiplicado por mucho empleo, mucha educación, mucha inclusión, mucho deporte, mucha innovación, mucha cultura, mucha solidaridad.
 
Y así lo demostramos en el Grupo Social ONCE. ¿Existe algo más social y responsable que la generación de empleo?  Más de 72.000 puestos de trabajo y primer empleador mundial de personas con discapacidad ¿Algún concepto más social que la igualdad? 58.000 empleos para personas con alguna discapacidad y, más de 31.500, son mujeres. ¿Alguna realidad que iguale a la solidaridad? Impulso y respaldo solidario al asociacionismo de la discapacidad; al tercer sector; a la economía social. ¿Algo más oportuno que la inversión social? Todos los ingresos, dedicados íntegra y exclusivamente a un objetivo final: mejorar la vida de las personas con discapacidad y del resto de la ciudadanía. 
 
Así es nuestro juego responsable, dedicado a hacer una sociedad mejor, sin poner en riesgo a nadie, comprometidos con revertir a la ciudadanía todo su esfuerzo y, muy especialmente, evitando ser foco de alerta social, vigilando, innovando y actuando para que toda la actividad relacionada con los productos de lotería tengan el mínimo riesgo para los ciudadanos y ciudadanas, como ha sido durante esos 82 años de historia.
 
Una historia que ha convertido a nuestros vendedores en figura habitual de calles y plazas, un personaje querido, respetado y valorado, una parte más de la ciudadanía, un vecino, un “centinela de la ilusión” que cada día dedica gran parte de su tiempo a compartir unos minutos de conversación, de confidencias y hasta de desahogos con sus clientes, conformando juntos un engranaje social y responsable, porque cuando la ciudadanía nos necesite, allí estaremos.
 
Y, siempre, con un mirada puesta en el futuro, en la investigación, la innovación y la comunicación con máxima transparencia en todos los ámbitos, también y muy especialmente en el juego. En esa línea, estrenamos, junto a la Universidad Complutense de Madrid, la Cátedra Extraordinaria de Juego Responsable y su Comunicación. Estudiar científicamente el fenómeno del juego y saber comunicar bien la enorme diferencia entre un juego responsable -solidario y seguro- y otro tipo de juegos es un pilar fundamental para una sociedad que debe saber divertirse, saber disfrutar, tener esperanza e ilusión en la suerte y hacerlo de una forma responsable y, al mismo tiempo, solidaria. El juego debe ser seguro, solidario y responsable y, además de poder ofrecer una pincelada de ilusión y de suerte a la propia existencia, descubrir que puedes ayudar a otras personas, con más dificultades, a tener proyectos de vida.
Compartir