El Museo Tiflológico se va al cole

Figura del Partenón hecha con plastelina

14/Noviembre/2020

Ocio y cultura

Por  Mireia Rodríguez Dilla, Guía del Museo Tiflológico 
 
Era la primera vez que me desplazaba a las aulas de un centro educativo madrileño para impartir una actividad a sus alumnos y alumnas, en este caso de 6º de Educación Primaria, relacionada con el Museo Tiflológico de la ONCE que ha decidido ‘irse al cole’ para mostrar sus colecciones.
 
Lo cierto es que se echa de menos la presencia de los más pequeños en las salas del Museo Tiflológico, pues todos los cursos recibimos visitas de grupos de escolares de 5º y 6º de primaria, a través del Programa ‘Un Libro Abierto’, del Ayuntamiento de Madrid, y hace ya más de seis meses que recibimos la última visita escolar. Es por eso por lo que me resulta tan emocionante poder acudir a los colegios para acercar las colecciones del museo a sus estudiantes.
 
El día de la visita llegué al colegio un poco antes de las 9:00 de la mañana, donde me recibieron estupendamente. Tras cumplir con todas las medidas de seguridad establecidas, me presentaron a los profesores, quienes me dieron una gran acogida. Al poco tiempo fueron llegando los alumnos y las alumnas, tras pasar el control de temperatura y lavarse las manos con loción hidroalcohólica al entrar en el cole. Una vez estuvieron todos en clase comenzamos la actividad, de unos 45 minutos de duración, con el primer grupo de 6º de primaria.
 
Al comienzo, se llevó a cabo una charla en la que hablamos sobre discapacidad visual y sobre la importancia de los sentidos del tacto y del oído. Asimismo, realicé una pequeña introducción del sistema braille, y, por último, mostré las colecciones que pueden visitarse en el Museo. Durante ese tiempo los alumnos y las alumnas participaron y plantearon sus dudas sobre los temas tratados.
 
Tras la charla, llegó el momento de ponerse manos a la obra y realizar un juego, en el que cada alumno tenía que modelar a ciegas y con plastilina uno de los monumentos propuestos, de entre los que, sin duda, la Torre Eiffel, el Partenón y el Coliseo resultaron ser los favoritos, puesto que fueron los más reproducidos por los participantes. Con este juego se pretendía poner en práctica conceptos tratados durante la charla de una manera lúdica, además de mostrar la potencialidad del sentido del tacto.
 
Esta misma actividad se llevó a cabo dos veces más a lo largo de la mañana con las otras dos aulas de 6º de primaria del centro educativo. 
 
La experiencia de acercar el Museo Tiflológico a las aulas de los colegios en estos momentos fue muy enriquecedora, y fue maravilloso volver a trabajar con público escolar después de tantos meses. Los alumnos y alumnas se interesaron mucho por conocer cómo es un museo para personas con discapacidad visual y por el sistema braille, realizaron preguntas relacionadas con los sentidos y disfrutaron enormemente con el juego, tanto en el momento de realizar los modelados como en el momento de comprobar los resultados. Un comentario que hizo un alumno me encantó, pues me dijo que nunca se había puesto en la piel de una persona ciega y que gracias a la actividad lo había podido hacer.
 

 

Museo Tiflológico

 

Compartir