Braille y Galdós: Coincidencias de puntos y letras

07/Enero/2020

CULTURA

Salimos de unos días muy especiales. Este 4 de enero, Día Mundial del Braille, se cumplían 211 años del nacimiento de Louis Braille y, el mismo día, un siglo del fallecimiento de Benito Pérez Galdós, dos genios referentes en mi vida.

 

Don Benito acabó sus días ciego, mientras que Luis Braille trajo la luz a los ciegos del mundo, con los seis puntos braille, con los que yo descubro el universo galdosiano.

El maestro francés y el escritor y político canario hicieron, como yo hago, uso de las manos: el uno para reconocer las tablillas que le fabricaban su padre y hermana para que se orientase por las calles de su pueblo; el otro pidió -cuando en 1919 le colcocaron como homenaje una escultura en el Retiro-, que le subieran a una escalera para recorrer con sus manos el rostro esculpido por el artista con lágrimas de emoción al reconocerse en la piedra. Más aún: en 1878, en París se declara al braille como código de comunicación de todos los ciegos del mundo; en Madrid, Galdós publica Marianela, donde la grandeza del alma de la protagonista se pone al servicio de Pablo, un muchacho ciego. Piruetas de la Historia. 

Estatua de Benito Pérez Galdós en el Parque de El Retiro, MadridDos personajes despreciados por supuestos ilustrados que se empeñan en empequeñecerles, pero que, en realidad, les superan con creces. La pobreza en la que ambos murieron muta en riqueza para los que tenemos la fortuna de poder disfrutar de su legado. Me emociona profundamente emularles haciendo uso de mis manos: tocar los puntos, tocar la escultura del Retiro, tocar las tablillas que aún se conservan en Coupvray, casa natal del francés, convertida hoy en museo.

Luz, respeto, superación, literatura…magia. Leer en braille es fabuloso, leer a Galdós es revelador. Y yo, que hago ambas cosas, siento cómo me regalan algo increíble, algo que me impulsa y sostiene: la luz de su sencillez e inteligencia.

Gracias, Louis, Benito. Gracias por vuestro legado, in memoriam.

Alberto Gil, técnico braille

Compartir