Muito obrigado, Lisboa

El grupo delante de un tranvía de Lisboa

20/Junio/2019

Ocio y cultura

Un grupo de alumnos de 4º de la ESO del Centro de Recursos Educativos (CRE) de ONCE Madrid estuvimos durante 4 días de viaje de fin de curso. El destino de ese viaje fue Lisboa, lugar con encantos turísticos, culturales y de ocio. El sonido de las conteras de nuestros bastones por el empedrado luso hacia que nuestros paseos no pasaran desapercibidos.

Hemos aprovechado el viaje para adquirir cultura y disfrutar de la convivencia y de los compañeros. La visita a los principales monumentos de la capital portuguesa (la Plaza del Comercio, la Torre de Belén, los Jerónimos, el barrio alto…), un paseo en velero por el Tajo, disfrutar de los pasteles de nata de Belén, una noche con cena escuchando fado en Alfama fueron algunas de las actividades culturales que ocuparon nuestro tiempo. También fue destacable el esfuerzo por comunicarnos con las personas que encontrábamos a nuestro paso en su idioma: "bon día, boa noite, muito obrigado..." y subsanar la dificultad de llegar a entender que el frango es el pollo a la hora de pedir comida... En el aspecto culinario hay que reconocer que el bacalao, a pesar de estar en Lisboa y Portugal. no fue la estrella en las comidas, y si las universales hamburguesas y patatas fritas.

No hay que olvidarse de la parte lúdica del viaje, con un baño en las frías aguas de Cascáis, porque bañarse a 16 grados es de valientes: “Yo no me bañé, pero estuve en la arena y se estaba de lujo”, añade Antonio, uno de los alumnos.

No se quedaron atrás las compras de tranvías como estrella, tanto en imanes como en maqueta que poder tocar y para disfrutar del recuerdo, y el recorrido por múltiples plazas lisboetas cargadas de gente en fiestas. ¡Allí los españoles lo dimos todo bailando su música!. Una plaza es una fiesta en el mes de junio en Lisboa, celebrando San Antonio.

El primer vuelo para alguno de los alumnos hizo de ese viaje un momento especial. Grabar con el móvil cada instante por la ventanilla y vivir el vuelo con tanta intensidad fue una experiencia nueva e indudablemente inolvidable para algunos de ellos. En cambio, también tuvimos a quien cayó en los brazos de Morfeo de tal forma que no se enteró del despegue ni del aterrizaje en la vuelta a Madrid.

"El sonido de las conteras de nuestros bastones por el empedrado luso hacia que nuestros paseos no pasaran desapercibidos"

Desde el pasado mes de octubre estuvieron preparando los alumnos el viaje y su financiación. La venta de “Sal Valentín” y la feria del “Jabón Ibérico”, en la que los alumnos vendieron sales de baño y jabones de aceite, fueron algunas de las acciones para conseguir dinero para financiar este viaje.

Entre las opiniones de los alumnos sobre su aventura lisboeta están las siguientes:

“Fue una experiencia que nunca olvidaré, nunca había viajado al extranjero y mucho menos en avión”

“Para algunos fue la primera vez que viajábamos en avión y fue genial”

“Fue una experiencia única”

“Me encantó el viaje, pero terminamos agotados. Aunque yo si pudiera y hubiese dinero, lo hubiese alargado tres días mas"

“El viaje estuvo muy divertido”

“Nuestro viaje a Lisboa fue una pasada”

“Y luego, después de cenar, siempre íbamos plaza por plaza bailando y dándolo todo”

Y ahí va la opinión conjunta de alumnos y profes: "Sin duda una experiencia más para meter en la mochila. Gracias a todos los profesionales que nos habeis ayudado a cumplir este sueño".

Alumnos y profesores del Centro de Recursos Educativos (CRE) de Madrid.

Compartir