LA ONCE LLEGA AL ÚLTIMO RINCÓN DE ESPAÑA.

Los bancos y cajas de ahorro han ido cerrando oficinas y cajeros en toda España. La necesidad de aumentar la liquidez de la banca, ha llevado al mayor recorte de plantillas, cierre de oficinas y de cajeros de la historia.

Esta situación aumenta la sensación de aislamiento de una parte de la población que está siendo relegada de los servicios, entre otros, bancarios.
Ocurre en pueblos, pero también en determinados barrios de las ciudades. La población mayor, que en muchas ocasiones no cuentan con medios de transportes propios, son las que más problemas se encuentran a la hora de obtener dinero físico.
La O.N.C.E. ya aprobó la posibilidad de que las vendedoras y vendedores pudieran prestar el servicio de ser intermediarios y facilitar pequeñas cantidades a los clientes.
Desarrollar esta capacidad determinando las zonas que esta retirada bancaria ha ido dejando por todo el país, publicitar este servicio a la sociedad, nos llevaría a fidelizar a un público que recibiría a la ONCE no sólo como la posibilidad del juego, sino como una Institución útil para todas.

Compartir en: