Web de la ONCE

Estás en:

Necesidades de las personas sordociegas

La persona con sordoceguera tiene gran dificultad o imposibilidad de captar con los sentidos los estímulos externos y por tanto acceder al mundo que le rodea, saber lo que ocurre a su alrededor, tener un conocimiento inmediato de lo que pasa y entender lo que se está diciendo y ocurriendo para poder dar una respuesta. Esta circunstancia afecta a la vida de la persona en todas sus facetas: física, psicológica, social, laboral y cultural.

Para favorecer el desarrollo e integración de las personas con sordoceguera, se requieren programas de atención específicos que intenten mejorar estas circunstancias, tales como Programas Educativos específicos, de Rehabilitación, Instrucción en el uso de ayudas técnicas y utilización de las tecnologías de la información y comunicación a través de adaptaciones tiflotécnicas específicas, Ajuste a la discapacidad, Logopedia, Intervención en el área de la comunicación, entre otros. La ONCE tiene en cuenta las características y necesidades específicas de este grupo de afiliados, proporcionándoles atención a través de sus servicios sociales especializados.

Dispone de una Unidad Técnica de Sordoceguera cuyo objetivo es velar por la especificidad de la atención en todos los servicios, mediante el asesoramiento, la formación de profesionales, la elaboración de materiales, la investigación de nuevos recursos y la propuesta de acciones que tengan por objeto mejorar la calidad de vida de los afiliados con sordoceguera. Para que este objetivo tenga alcance en todo el Estado, la ONCE cuenta además con Profesionales Especialistas en Sordoceguera en las zonas.

Para poder proporcionar los recursos necesarios que requiere esta atención específica, teniendo en cuenta las necesidades de las personas con sordoceguera y sus características comunicativas, la ONCE crea la Fundación ONCE para la Atención de Personas con Sordoceguera (FOAPS)