Web de la ONCE

Estás en:

La sordoceguera

Se considera que una persona es sordociega cuando en ella se combinan dos deficiencias sensoriales (visual y auditiva) que se manifiestan en mayor o menor grado, generando problemas de comunicación únicos y necesidades especiales derivadas de la dificultad para percibir de manera global, conocer, y por tanto interesarse y desenvolverse en su entorno.

Como consecuencia de la incomunicación y desconexión con el mundo que la privación sensorial genera en las personas sordociegas, éstas presentan una serie de dificultades que se manifestarán en diferentes grados, de acuerdo a sus características, en el acceso a la información, a la educación, a la capacitación profesional, al trabajo, a la vida social y a las actividades culturales.

La ONCE, de entre sus afiliados, reconoce a aquellos que presentan además una deficiencia auditiva asociada y son considerados por tanto “afiliados con sordoceguera” cuando cumplen una serie de requisitos auditivos.