Web de la ONCE

Noticias

 

La Fundación ONCE y el Real Patronato sobre Discapacidad promueven la accesibilidad universal

Logotipo del Real Patronato sobe Discapacidad.

El Real Patronato sobre Discapacidad y la Fundación ONCE han firmado un convenio que tiene como objetivo promover la normalización de la accesibilidad universal a través de un programa que consta de varios proyectos.

Ambas entidades colaborarán para impulsar iniciativas que puedan dar respuestas en materia de accesibilidad universal y diseño para todos tanto a personas con discapacidad y sus organizaciones representativas como a profesionales, empresas o administraciones públicas.

    Las iniciativas que se desarrollarán como resultado de la firma de este acuerdo comprenden tanto la propuesta de normas técnicas o legislativas, como la investigación sobre indicadores de accesibilidad universal o la mejora de la empleabilidad según las condiciones de accesibilidad de los entornos. El convenio también incluye el diseño e itinerancia de una casa accesible y la implantación de cursos para profesionales o actividades para avanzar en la inclusión de los criterios de diseño para todos en los currículos formativos universitarios.

Logotipo de la Fundación ONCE.

    En el documento, firmado por el vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, Alberto Durán, y la secretaria general del Real Patronato sobre Discapacidad y secretaria de estado de Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Susana Camarero, se pone de manifiesto que se trata de abordar actuaciones que puedan dar respuestas en materia de accesibilidad universal y diseño para todos tanto a personas con discapacidad y sus organizaciones representativas como a profesionales, empresas o administraciones públicas.

    En el marco de esta iniciativa se llevarán a cabo los siguientes proyectos: «Promover la normalización técnica en accesibilidad y diseño universal en España, Europa e internacionalmente», «Diseño de cursos online para profesionales», «Inclusión de los criterios de accesibilidad universal y el diseño para todos en la universidad», «Diseño e itinerancia de casa inteligente, accesible y sostenible», «Investigación en la mejora de la empleabilidad de personas con discapacidad teniendo en cuenta las condiciones de accesibilidad», «Propuestas legislativas nuevas o de modificación de las existentes» e «Investigación sobre indicadores en accesibilidad universal».

    Así, se elaborará una propuesta de norma ISO sobre turismo accesible, se diseñarán e impartirán cursos online sobre accesibilidad, se llevarán a cabo acciones de sensibilización para la inclusión de criterios de accesibilidad universal en los currículos formativos de las universidades y se elaborarán guías de formación curricular en al menos tres carreras universitarias.

    Además, se llevarán a cabo análisis de los indicadores sobre accesibilidad existentes, se elaborará un estudio sobre los ámbitos susceptibles de incorporar indicadores y se desarrollará una propuesta de indicadores en accesibilidad universal, entre otras propuestas.

 

Unión Mundial de Ciegos: desplazamiento seguro de las personas con discapacidad visual en los espacios compartidos

Logotipo de la Unión Mundial de Ciegos.

Con ocasión de la celebración, el 15 de octubre, del Día del Bastón Blanco, la Unión Mundial de Ciegos (UMC) ha emitido un comunicado de prensa en el que señala que el bastón blanco es el símbolo global de independencia y movilidad de las personas ciegas y deficientes visuales, y designa esta conmemoración como Día de la Seguridad del Bastón Blanco. Tener la posibilidad de desplazarse con libertad ha sido un empeño del movimiento de ciegos desde sus comienzos, y hoy continúa siendo una de las principales reivindicaciones de las personas con discapacidad visual en todo el mundo. Los retos que a este respecto hay que afrontar cambian constantemente, porque las comunidades en que se vive también evolucionan de forma permanente. El desplazamiento seguro de todos debe tenerse en cuenta cada vez que se modernizan los entornos.

    Los denominados «espacios compartidos» son un claro ejemplo de los desafíos que supone transitar por ellos con la necesaria seguridad. Por espacios compartidos suele entenderse, de acuerdo con la definición formulada por el Departamento de Transporte de la ciudad de Londres (Reino Unido), «una calle o emplazamiento proyectado con el fin de mejorar el desplazamiento y la comodidad de los peatones, de modo que se reduzca la preponderancia de los vehículos automóviles y se permita a todos los usuarios compartir efectivamente el espacio, en vez de atenerse a reglas claramente definidas por sistemas de diseño más convencionales».

    La experta Martine Abel-Williamson, tesorera de la Unión Mundial de Ciegos e integrante del grupo de trabajo sobre acceso al entorno en el seno de esta entidad, ha insistido en que «el desplazamiento sin riesgos en los espacios compartidos depende en gran parte del contacto visual entre los peatones y los conductores de vehículos y los ciclistas; se trata de un tipo de indicación informal acerca de quién va a ocupar el lugar a continuación. Como persona ciega, no puedo tener ese tipo de comunicación espontánea y sencilla».

    El tema de los espacios compartidos está presentando problemas a las personas ciegas y deficientes visuales en todas partes del mundo. «La ciudad en que vivo, Toronto, ha desarrollado un hermoso espacio compartido nuevo en la zona costera, pero, lamentablemente, a mí me presenta dificultades en cuanto a la seguridad», dijo Penny Hartin, directora ejecutiva de la Unión Mundial de Ciegos. «Desplazarse en forma independiente a través de los múltiples itinerarios posibles puede ser muy aterrador si no hay claves táctiles y acústicas adecuadas. Quienes planifican las ciudades no deben suponer que todos pueden manejarse por medio del contacto visual», añadió.

    Afortunadamente, tal y como explicó la Sra. Abel-Williamson, el bastón blanco puede ayudar a mejorar la situación, porque «la gente y los conductores me prestan atención, pues permite a quienes me rodean reconocer internacionalmente, en forma positiva, que soy ciega, pero que me traslado con seguridad».

    Sin embargo, no podemos depender únicamente de que la gente respete y reconozca el bastón blanco, o incluso un perro-guía. Las necesidades de movilidad de todas las personas con discapacidad, entre las que se encuentran las personas ciegas y deficientes visuales, deben ser tenidas en cuenta desde las primeras etapas del diseño y creación de los espacios compartidos. La UMC ha elaborado un documento de toma de postura, elaborado por la Sra. Abel-Williamson, que publicamos en español, como primicia y en exclusiva en este número de Integración, en el que se detallan las mejores prácticas que pueden seguir quienes planifican las ciudades y otros interesados que trabajen en el diseño de los espacios compartidos. Sobre todo, la declaración subraya la necesidad de consultar a las organizaciones de personas con discapacidad visual en todas las etapas del proceso. Si esto no se hace, la UMC anima a que se pronuncien en contra de este tipo de desarrollo urbano.

    El documento de referencia se ha publicado en inglés en la web de la UMC [formato Word].

    La Unión Mundial de Ciegos (UMC) es, como su propio nombre indica, una organización de ámbito mundial que representa a los 285 millones de personas que se estima son ciegas o deficientes visuales en el mundo. Sus miembros son entidades de personas ciegas que abogan por sus derechos, así como instituciones que prestan servicios a los discapacitados visuales en más de ciento noventa países, y organizaciones internacionales que trabajan en el campo de la discapacidad visual.

 

Las gafas inteligentes OrCam MyEye llegan al mercado español

Imagen de las gafas OrCam MyEye. Copyright OrCam.

Las gafas «inteligentes» OrCam MyEye, desarrolladas por la firma israelí del mismo nombre, que se constituyó en 2013 exclusivamente para dedicarse a investigar, poner a punto y comercializar este innovador producto, han llegado al mercado europeo y, por tanto, a España, donde algunas ópticas las ponen ya a disposición de los clientes interesados a precios realmente competitivos, según se trate del modelo MyEye (más caro), o del modelo MyReader, que no reconoce objetos ni rostros y que resulta más económico. Diversos medios de comunicación escrita y audiovisual han recogido recientemente esta interesante novedad, resaltando sus principales características.

    Se trata de un dispositivo muy semejante a las populares Google Glasses, consistente en una microcámara que, acoplada a las gafas, se conecta a un miniordenador que puede llevarse en el bolsillo. La cámara, de 5 megapíxeles, capta y reconoce en tiempo real el texto que el usuario señale con el dedo, y envía una señal al ordenador, que emite un mensaje en audio a través de un altavoz de conducción ósea. Además de leer lo que señalemos, las gafas OrCam MyEye pueden también describir lo que estamos viendo, como, por ejemplo, si un semáforo está en verde o en rojo, o indicarnos el número del autobús que llega a la parada, e incluso reconocer rostros o identificar lugares, en función del almacenamiento continuo de información que se produce en la biblioteca virtual del usuario.

     La firma OrCam informa de que, con la aplicación Word Lens, el dispositivo podrá efectuar la lectura en varios idiomas. Las investigaciones y mejoras actualmente en curso están encaminadas a potenciar la sensibilidad de la cámara, que ya puede leer textos a distancia, e incluso en penumbra o en superficies inclinadas. También se valora la posibilidad de asociar el dispositivo a aplicaciones de inteligencia artificial, como Cortana o Siri, con el objetivo de facilitar la orientación en los desplazamientos. 

 

 

 
Artículo siguiente Publicaciones
 
Volver al Sumario / Contents