Web de la ONCE

Estás en:

Editorial. La discapacidad como rasgo: modelo asistencial y modelo social


La concesión del Premio Princesa de Asturias 2016 de investigación científica y técnica a Hugh Herr ha puesto de nuevo el foco de tan relevante galardón (recordemos que la ONCE mereció el de la Concordia en 2013) sobre la discapacidad y su proyección social. Las imágenes de Herr, eminente ingeniero y profesor de biofísica, mostrando sus piernas prostéticas, son un elocuente testimonio sobre el valor añadido de la tecnología y de los productos de apoyo como elemento de inclusión, a la vez que nos hacen reflexionar sobre la discapacidad como oportunidad de superación personal.

    Los dibujos realizados por escolares que acudieron en Oviedo a entrevistarse con Herr lo presentan como un superhéroe, una percepción ciertamente enraizada en la mitología popular, según la cual los superpoderes de algunos de sus personajes derivan directamente de su discapacidad (como es el caso del ciego Dare Devil, en España Dan Defensor).

    ¿Es la discapacidad, y, por ende, sus extensiones o prolongaciones tecnológicas, un rasgo? Para Juan José Cantalejo, técnico de rehabilitación de la ONCE, que expone su experiencia profesional en el boletín digital Así somos (n.º 160, 2.ª quincena de noviembre de 2016), la respuesta es rotunda: «La discapacidad no es un rasgo». Efectivamente, según puso de relieve el profesor Rafael de Asís, del Instituto de Derechos Humanos «Bartolomé de las Casas», de la Universidad Carlos III de Madrid, en su estudio Sobre el modelo social de la discapacidad: críticas y éxito [formato PDF], «el modelo social de la discapacidad no la entiende como una situación derivada de supuestos rasgos vinculados a deficiencias personales, sino, más bien, de estructuras y condicionamientos sociales. El daño que produce la discapacidad no surge de la deficiencia, sino de las consecuencias sociales que se atribuyen a estas».

    Integración, como herramienta activa del Modelo de Servicios Sociales de la ONCE, se esfuerza en proponer, en cada uno de sus números, ejemplos de los más diversos aspectos de la intervención profesional sobre la discapacidad visual.

    Así, en este número presentamos una cuidada selección de artículos, entre los que destacamos los dos premiados en el primer certamen de la ONCE sobre innovación en Servicios Sociales: el primer premio, un estudio de Encarnación Peláez sobre la eficacia probada de un programa de mindfulness en la mejora del proceso de ajuste a la deficiencia visual; y el segundo premio, que describe una nueva y exitosa metodología para mejorar el uso del bastón en casos de campo visual reducido.

    De asombrosa y espectacular cabría calificar la rehabilitación de una mujer sordociega, según el relato que nos presentan sus autores, y que ha logrado la inclusión familiar plena a través del desarrollo comunicativo.

    En la sección dedicada a publicar traducciones de artículos originales en exclusiva para nuestros lectores y que nos consta es una de las más valoradas de la revista, a tenor de los datos sobre consultas y descargas, tanto en la web como en la intranet de la ONCE, persentamos dos artículos sobre desarrollos tecnológicos punteros, como son la impresión en tres dimensiones aplicada a la confección de materiales educativos complementarios, o el BrainPort V100, un dispositivo no invasivo de sustitución sensorial, recientemente aprobado por la exigente administración estadounidense de  productos farmacéuticos y sanitarios.

    Y al final, pero no en último lugar, publicamos como primicia la versión en español del documento de toma de postura de la Unión Mundial de Ciegos sobre los espacios compartidos, un tipo de desarrollo urbano muy extendido, pero que no siempre cumple los necesarios requisitos de accesibilidad.

    Igualmente, pueden encontrar nuestros lectores en este número una interesante crónica sobre el encuentro de profesionales de atención temprana a niños con discapacidad visual, que ha tenido lugar en el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla, y durante el cual se analizaron los veinte años de trayectoria de este grupo de trabajo especializado dentro de la ONCE.

    Como es habitual, este número se completa con las secciones informativas dedicadas a noticias, publicaciones y agenda.

    Esperamos que estos contenidos sean de interés para todos nuestros lectores, sin cuya colaboración activa la revista no sería posible.


 
 
 
 
Volver al Sumario / Contents