Web de la ONCE

Glosario

AGUDEZA VISUAL

La medida de la agudeza visual constituye la primera parte de la exploración ocular.       

Se entiende por agudeza visual el grado de aptitud del ojo para percibir los detalles espaciales, midiéndose éstos por el ángulo bajo el cual son vistos. Cuanto más pequeño es este ángulo, mejor es la agudeza visual.

Para medirla se utilizan generalmente los optotipos o paneles de letras o símbolos. Estas letras o símbolos se ordenan en líneas, reduciendo gradualmente su tamaño y su diseño se ajusta a unas normas de tamaño, grosor y separación entre ellos. En cada línea se indica la distancia a la que las letras o los símbolos pueden ser identificados claramente por una persona con visión "normal".

La agudeza visual se determina en cada ojo por separado y con la mejor corrección de gafas o lentes de contacto que requiera la persona. Para su evaluación se sitúa a la persona frente al optotipo a la distancia para la que esté preparado (generalmente 6 m). Si ve todas las figuras, la agudeza visual, será la unidad (1), es decir, corresponderá a la visión normal. Si no puede ver todas las líneas, se anota la más pequeña que pueda ver.

La notación de la agudeza visual puede ser decimal (0,1- 0,2…..) o en forma de quebrados (el numerador indica la distancia entre la persona evaluada y el optotipo, y el denominador la distancia a la cual el ojo normal podría identificar el estímulo presentado).

La agudeza visual debe ser medida tanto de lejos como de cerca.

CAMPO VISUAL

El área del espacio que percibe el ojo, se denomina campo visual. Los campos visuales se realizan para hacer diagnósticos de patologías oftalmológicas, estudiar su localización dentro del sistema visual y controlar su evolución.

La sensibilidad visual es mayor en la parte central del campo visual, correspondiéndose este punto con la fóvea y disminuyendo a medida en que se aleja hacia las zonas más periféricas. Por lo tanto, los objetos situados en el centro o cerca de él se verán claramente mientras que al ir hacia la periferia mayor deberá ser el tamaño de los objetos para que puedan ser vistos.

El campo visual está dividido en grados desde la fóvea (zona central de la retina):

  • Temporal: 85º
  • Nasal: 60º
  • Superior: 45º
  • Inferior: 65º

El campo visual debe de ser medido con cada ojo por separado, existiendo muchos tests o pruebas para hacerlo (confrontación, Amsler, perimetría Goldmann, perimetría computerizada, etc.).

CATARATA

Consiste en la pérdida de transparencia del cristalino, lo que ocasiona alteraciones en la función visual en mayor o menor grado.

Existen numerosos tipos de cataratas, entre los que cabe destacar las congénitas (infecciones maternas, defectos cromosómicos, alteraciones del desarrollo ocular, etc.) y las adquiridas (seniles, metabólicas, etc.)

Las cataratas constituyen una causa de ceguera evitable, ya que al ser operadas (único tratamiento posible), se suele restituir en la mayoría de los casos la visión.

GLAUCOMA

Reúne una serie de procesos oftalmológicos con un rasgo común que es el aumento de la presión intraocular.

El mantenimiento de valores patológicos de presión ocular, da lugar a un daño irreversible del nervio óptico que conlleva disminución de la agudeza visual y muy especialmente del campo visual (principalmente del periférico).

La detección precoz del glaucoma es fundamental para poder aplicar los tratamientos oportunos que resuelvan el cuadro (medicación, láser o cirugía).

TRACOMA

Constituye una de las principales causas de ceguera en los países en vías de desarrollo.

Consiste en una queratoconjuntivitis crónica y contagiosa de etiología vírica. Da lugar a alteraciones conjuntivales, palpebrales y corneales, con pérdida de la visión en fases avanzadas.

DEGENERACIÓN MACULAR ASOCIADA A LA EDAD (DMAE)

La DMAE es una causa de deficiencia visual en claro aumento desde hace unos años.

La etiología de esta enfermedad no está muy clara, pero se piensa que el envejecimiento, asociado a otros factores, marca la aparición de este cuadro.

La mácula se daña, produciéndose una importante caída de la agudeza visual y una pérdida de campo visual central, factores que dan lugar a la aparición de serias dificultades para la realización de tareas de tanta importancia como son lectura, escritura….

No existe una terapéutica en la actualidad efectiva para todos los casos de DMAE, siendo un grupo que se beneficia mucho de los programas de rehabilitación.

RETINOPATÍA DIABÉTICA

Constituye una de las principales causas de ceguera en los países desarrollados.

La diabetes afecta a la microcirculación de la retina, produciéndose a su nivel una serie de cambios que dan lugar a la aparición de las lesiones típicas de este cuadro: exudados, neovasos, hemorragias…que, dependiendo de la fase en que se encuentre la enfermedad (preproliferativa, edema macular, proliferativa…), afectará a la visión de forma muy variable.

Un buen control metabólico y oftalmológico puede retrasar o amortiguar los efectos de la diabetes sobre la visión.

DEGENERACIONES RETINIANAS

Constituyen un amplio grupo de enfermedades de la retina, clasificándose por su forma de herencia, localización de la lesión y por las células que se afectan. En muchos casos, las manifestaciones son puramente oculares, pero en otros se pueden asociar a enfermedades sistémicas.

Dentro de este grupo se encuentra la retinosis pigmentaria, caracterizada por ceguera nocturna y retracción del campo visual periférico. Se trata de una patología muy compleja, existiendo, para cada tipo de herencia (dominante, recesiva y ligada al cromosoma X), varios genes involucrados.

No existe un tratamiento efectivo para estas patologías, pero la terapia génica y el implante de células retinianas, constituyen unas vías de investigación muy prometedoras para este tipo de pacientes.

MACULOPATÍAS

Son enfermedades de la retina localizadas en la mácula, zona de la retina responsable de la visión más fina, de colores...

Por ello, las patologías que la afectan, cursan con pérdida muy importante de la agudeza visual, pérdida del campo visual central, alteración de la visión cromática, etc., que dan lugar a limitaciones funcionales severas, especialmente en tareas de visión cercana.

Las enfermedades maculares son muy variadas, destacando en los jóvenes la enfermedad de Stargardt y en la edad adulta la DMAE (degeneración macular asociada a la edad).

PATOLOGÍAS DEL NERVIO ÓPTICO

El nervio óptico está formado por los axones de las células ganglionares de la retina.

Se puede afectar por anomalías congénitas, procesos inflamatorios, infecciosos, etc., de etiologías muy variadas.

Las manifestaciones funcionales dependerán de la parte del nervio dañada y de la duración del proceso.

MIOPÍA MAGNA

Es una de las principales causas de afiliación a la ONCE. Se trata de una patología que afecta a la retina como consecuencia de miopías elevadas. La retina se afecta de forma generalizada (coriorretinosis miópica), pero muy frecuentemente la pérdida de agudeza visual se produce por lesiones maculares (mancha de Fuchs).

El riesgo de desprendimiento de retina es muy elevado en estos pacientes.