Web de la ONCE

Medio Ambiente

Salvar la Tierra a golpe de click

Salvar la tierra a golpe de click

Internet presenta una infinidad de buscadores que ayudan a preservar el medio ambiente. Son iniciativas que el usuario debe conocer para implicarse en acciones ecológicas a golpe de ratón.

Lucía Carbajo

La selva amazónica cuenta, desde el pasado mes de diciembre, con un nuevo aliado virtual en su lucha por su supervivencia: Ecosia (www.ecosia.org), un motor de búsqueda que nace de la unión de Bing (buscador de Microsoft), Yahoo! y la ONG World Wildlife Fund (WWF) y que asegura que con cada búsqueda que se efectúa salva casi dos metros cuadrados de selva tropical.

Este nuevo sistema, desarrollado por el alemán Christian Kroll ha conseguido salvar casi tres millones de m2 de selva, gracias a que, según explican en la web, “al menos el 80 por ciento de nuestros ingresos por búsquedas va a un programa de la World Wildlife Fund (WWF), que utiliza este dinero para la protección sostenible de la selva tropical”.

Con menos de un mes de vida, Ecosia resuelve hasta casi 130.000 búsquedas al día. Según las estadísticas facilitadas en este portal, por nacionalidades, son los alemanes, con un 30,78 por ciento de las búsquedas efectuadas por ellos, los más implicados en esta causa; seguidos por los italianos (casi un 16 por ciento), estadounidenses (14,71), suizos (13,13) y españoles, que sólo representan un 8,27 por ciento de las búsquedas.

Toda esta participación repercute, según la página inicial de este buscador ecológico, en casi cuatro millones de m2 de superficie selvática incluida en el programa de WWF, lo que representa sólo el 0,07 por ciento de la superficie total de la selva del Amazonas.

Búsquedas alternativas

También el motor de búsqueda Google tiene su propia arma de preservación del medio ambiente repartido en diferentes interfaces que tienen algo en común: la acción de Google se basa en un ahorro energético empleando un diseño basado en colores oscuros que no consumen tanta energía a través del monitor.

Desde que en 2007 Blackle (uno de los interfaces ecológicos de diseño en colores oscuros que utiliza la tecnología de Google como motor de búsqueda) comenzase a funcionar, ha ahorrado, según se indica en su página de inicio (www.blackle.com), más de 1.600 millones de vatios por hora (W/h). Según señalan en su web, un monitor de CTR operando en blanco consume 74 W/h, mientras que si lo hiciera en negro rebajaría su consumo hasta en 15 W/h.

Las pantallas de tecnología TFT, LCD y de plasma, las más vendidas en la actualidad, por desgracia consumen lo mismo con el fondo en blanco o en negro. Pero forzar los ojos a una carga de luz exagerada es, según los expertos, el principio de vista cansada y posibles dolores de cabeza. Por eso, GoogleLightOff (http://www.googlelightoff.com/), lanzado en 2009 aconseja en su página de inicio utilizar su motor colores oscuros para “proteger tus ojos” respetando el medio ambiente. GoogleLightOff es el que más se acerca a la versión tradicional de Google en cuanto a funcionalidad y resultados de búsqueda.

“Instala tu aire acondicionado en una zona de sombra e incrementarás su eficacia en un 10 por ciento” y “un simple árbol puede absorver más de una tonelada de CO2 durante su vida” son algunos de los consejos y lecciones que aparecen en la página inicial de EcoBuscador (http://www.ecobuscador.es/), que ofrece una amplia gama de búsquedas en castellano y que, aunque utiliza también la tecnología de “Google negro” que protege la salud visual.

Negroogle (www.negroogle.es) y gBlack (http://gblack.org/) son dos opciones más de un abanico que proyectos que, mediante el interfaz de Google, permiten un ahorro energético sutil pero eficaz en el intento por hacer un consumo responsable de los recursos.

El compromiso medioambiental de Google se hace patente en la página de información acerca de sus investigaciones y proyectos de lucha contra el cambio climático que recogen en Going Green at Google (http://www.google.com/corporate/green/index.html).