Web de la ONCE

Estás en:

La ONCE apoya el reconocimiento de la sordoceguera como discapacidad única y pide un censo urgente de estas personas

25 de enero del 2017

Persona con sordoceguera

La ONCE mostró hoy su apoyo a la iniciativa aprobada por unanimidad por la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado que insta al Gobierno al reconocimiento de la sordoceguera como una discapacidad única a efectos de su valoración y reconocimiento oficial, lo que considera que ayudará a mejorar las prestaciones y atención a estas personas en todo el territorio.

La Organización apoya esta iniciativa del Senado y aplaude la aportación realizada por todos los grupos parlamentarios, pero reitera la necesidad de impulsar la elaboración de un censo de personas sordociegas que ayude a hacer una radiografía lo más ajustada posible a la realidad para poder ejecutar las diferentes políticas con el mayor rigor y exactitud posibles.

Desde sus inicios, la ONCE ha atendido a las personas sordociegas y les ha dado el mismo nivel de cobertura que al resto de personas ciegas (rehabilitación, educación, empleo, autonomía personal y acceso, por ejemplo, al servicio de perro guía, entre otras prestaciones).

Además, ha contado con diferentes unidades e iniciativas de atención específica a las que, a partir de 2007, sumó la creación de la Fundación ONCE de Atención a las Personas con Sordoceguera (FOAPS), con más de 100 mediadores que han realizado más de medio millón de horas de trabajo con estas personas en todas las provincias,  tratando de mejorar su comunicación y participación activa en todos los aspectos de su vida (educativo, laboral, sanitario, social, etc.). Por otra parte, muchos estudiantes sordociegos, durante su etapa educativa, se forman y residen en el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Madrid.

FOAPS y otras organizaciones de personas sordociegas llevan varios años luchando para que exista un censo de personas con sordoceguera en España, para lo que se ha participado, junto al IMSERSO, en la definición de los parámetros que deben cumplir estas personas, conforme al grado de su pérdida auditiva y visual, para ser consideradas sordociegas. Falta ahora ponerlo en marcha.

 

Compartir en: