Web de la ONCE

Estás en:

La escultora coreana Kay Woo expone su obra más flamenca en el Museo Tiflológico de la ONCE

6 de octubre del 2016

Del 7 de octubre al 26 de noviembre, c/ La Coruña, 18. Madrid

‘Alma y compás’ reúne 16 obras, muchas de ellas inspiradas en el flamenco, que se pueden ver y tocar

Kay Woo, junto a una de las esculturas que expone en el Museo Tiflológico de la ONCE

‘Alma y compás’ es el título de la exposición de la escultora coreana Kay Woo, que puede verse y tocarse en el Museo Tiflológico de la ONCE (calle La Coruña, 18. Madrid), del 7 de octubre al 26 de noviembre, en horario de martes a viernes (excepto festivos) de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas; y sábados de 10:00 a 14:00.

La exposición reúne 16 obras, que muestran el lado más flamenco de la autora, que expresa en sus esculturas su amor por el flamenco y todo lo que le rodea, desde el sonido de la guitarra al zapateado de bailaores y bailaoras.

La muestra ha sido inaugurada en la tarde de hoy por Gemma León, consejera general de la ONCE, Ana Ruiz, directora de Educación, Empleo y Promoción Cultural de la ONCE, Estrella Cela, guía del Museo Tiflológico, y la propia Kay Woo.

Las obras expuestas cuentan con los títulos en Braille y, además, están provistas de códigos QR, con textos de la escultora comentando cada obra, lo que permite que la información sea accesible a personas con ceguera o discapacidad visual a través de teléfonos móviles.

Desde pequeña, Kay Woo (Busan, Corea del Sur), tenía muy claro que, de mayor, quería ser artista, tal como ella comenta. El hecho de que su hermano la llevara a una academia de arte sirvió para incrementar este deseo y comenzar a probar con dibujo, pintura, ilustración, cómic, escultura, diseño gráfico, diseño industrial y fotografía.

Finalmente, se especializó en escultura en la Universidad de Seúl y, tras graduarse, viajó a EEUU para estudiar publicidad. Allí, trabajo como diseñadora gráfica, para volver a la escultura y trabajar en General Motors, donde estuvo 12 años esculpiendo nuevos modelos de coches en el Centro de Diseño de la compañía.

Kay Woo llega a España en el año 2001, donde se casa con un español. Decide esculpir por vocación, sin estar sujeta a reglas, y llegar a ser una artista libre, que explora con distintos materiales y lenguajes estéticos, siempre en evolución constante. Su contacto con el flamenco se produce en Alemania, y de él recuerda el impacto que le causó el sonido de la guitarra flamenca y los zapateados de los ‘bailaores’. En España, se inscribió en una escuela de flamenco y de lo aprendido en esas clases nace esta exposición, con obras bronce, resina, barro blanco o aluminio.

Entre las exposiciones de Kay Woo, colectivas o en solitario, destacan ‘Exposición 2 de mayo, Haciendo Barrio, en el Centro Cultural Conde Duque (Madrid 2016); ‘Face 2015 Exhibition’ (seleccionada por comité de Society of Portrait Sculptors de Reino Unido), Gallery Pall Mall (Londres 2015); o en Galería Mar de Barcelona y en la Galería Salduba, de Zaragoza, ambas en 2013.

Kay Woo cuenta con obras en el Centro Cardiológico Ondarsán (San Sebastián); en el Samsung Fire Insurance (Seúl). Y en colecciones privadas en Seúl, Busan (Corea del Sur), Detroit, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Lleida, Pamplona, San Sebastián, Francia, Canadá y Paraguay.

El Museo Tiflológico de la ONCE

El Museo Tiflológico (http://museo.once.es) es un espacio accesible a todos los públicos, donde se emplean, como canales de entrada de la información, el tacto y el oído, junto al tradicional de la vista. En sus salas se muestran cuatro colecciones: la de maquetas de monumentos arquitectónicos, la de obras de artistas con discapacidad visual grave, la de material tiflológico y la de libros en braille y otros sistemas de escritura anteriores a la creación de la ONCE.

Se inauguró el 14 de diciembre de 1992 y es un espacio concebido para que sus visitantes puedan ver y tocar las piezas expuestas, aunque lo que realmente lo hace original y único es el hecho de ser un museo que nace por decisión de sus usuarios y diseñado por estos a la medida de sus necesidades. En él se exhibe el patrimonio cultural de la ONCE y se desarrollan los programas de exposiciones temporales de obras de artistas ciegos y de extensión museística a través de la exposición itinerante de sus fondos. En ambos casos el objetivo es promocionar y satisfacer las necesidades culturales de las personas con discapacidad visual grave, así como servir de escaparate a los esfuerzos de integración y normalización perseguidos por la ONCE.

 

Compartir en: