Web de la ONCE

Estás en:

La Universidad Complutense de Madrid recibe el galardón del II Certamen Internacional ONCE de Investigación sobre Juego Responsable

7 de octubre del 2014

Por un trabajo que trata de desarrollar un sistema online que detecte conductas de riesgo

El acto ha estado presidido por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Droga, Francisco de Asís Babín

Foto de familia entrega II Certamen Internacional de Juego Responsable

La ONCE ha hecho entrega del galardón correspondiente a su II Certamen Internacional de Investigación sobre Juego Responsable, concedido a la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense, por su trabajo “Desarrollo de un sistema experto online para la identificación e intervención en problemas de juego”.

El acto, que ha tenido lugar en la sede de la propia Facultad, ha estado presidido por el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Droga, Francisco de Asís Babín. Por parte de ONCE ha participado el director general adjunto de Juego, Luis Natalio Royo, encargado de la entrega del premio. Han estado acompañados por el vicerrector de Investigación de la Universidad Complutense, Francisco Tirado; la decana de la Facultad de Psicología, Nieves Rojo; y la vicedecana de Investigación de la Facultad, Rocío Alcalá.

El trabajo ganador fue presentado por el equipo de investigadores de la Facultad de Psicología, formado por Mónica Bernaldo de Quirós, Francisco José Estupiña, Ignacio Fernández, Gloria García y Marta Labrador, bajo la coordinación de Francisco Labrador, quien ha recogido el galardón en representación de todos ellos.

El objetivo de este proyecto es desarrollar ese sistema experto online, basado en la evidencia científica, que permita detectar, de forma rápida y mediante auto informe (a modo de test), conductas de riesgo o problemas asociados a la práctica de juegos de azar, y ofrecer a los usuarios de forma inmediata un protocolo de intervenciones ajustadas al perfil de necesidades detectadas para prevenir problemas de juego, o cuando ya se han desarrollado, para superarlos.

Para este II Certamen Internacional ONCE de Investigación sobre Juego Responsable, el Tribunal estuvo compuesto por Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica de la Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco; Francisco de Asís Babín, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Carlos Hernández, director general de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas; Mar Pérez Merino, directora general del Consumo de la Viceconsejería de Economía, Comercio y Consumo de la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid; Elisardo Becoña, catedrático de Psicología Clínica de la Facultad de Psicología de la Universidad de Santiago de Compostela; Xavier Carbonell Sánchez, doctor en Psicología por la Universidad de Barcelona; Máximo Enrique Gutiérrez Muelledes, presidente de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR); Luis Natalio Royo Paz, director general adjunto de Juego de la ONCE, en calidad de presidente del jurado; y Antonio Mayor Villa, director de Comunicación e Imagen de la ONCE, como secretario.

Desarrollo de herramientas preventivas

La ONCE ha convocado este certamen, por segundo año consecutivo, con el objetivo de movilizar y desarrollar herramientas preventivas y estrategias que minimicen en lo posible los efectos no deseados del juego en todos los ámbitos.

Al igual que en la primera edición, el II Certamen Internacional de Investigación sobre Juego Responsable consta de un único premio de 30.000 euros, que servirá para impulsar este proyecto de la Universidad Complutense.

Para poder optar a este certamen, en todos los trabajos el objetivo a investigar debía tener relación directa con la evaluación de la capacidad adictiva de los juegos, es decir, con las propias características del juego, así como con los factores ambientales y psicosociales que hacen que unos juegos sean más proclives a su consumo desordenado.

La nueva Ley de la Economía Social define a la ONCE como una corporación de derecho público de carácter social y sin ánimo de lucro, que tiene como fines la autonomía personal y la plena inclusión social de las personas ciegas y con otra discapacidad. El texto fija el papel de la ONCE como operador de juego responsable con una clara finalidad social y sujeto al control público, en cumplimiento de las normas de la Unión Europea. Todos los ingresos que la ONCE genera a través del mercado del juego los dedica íntegramente a acción social.