Web de la ONCE

Estás en:

Breve Historia. Democracia y modernización

Democracia y modernización

El 19 de enero de 1982, los afiliados de la Organización elegían por primera vez en votación directa y secreta a sus dirigentes. Así, la ONCE se incorporaba al sistema democrático vigente en nuestro país desde el 15 de junio de 1977.
Los afiliados a la ONCE eligen, desde entonces, a sus máximos dirigentes y lo hacen en votación y cada cuatro años. A partir de la democratización en la ONCE, se acometió una profunda modernización de la Entidad comenzada por el Cupón.
El 2 de enero de 1984 se ponía en marcha una importante remodelación del cupón al pasar a ser un sorteo de carácter nacional con cuatro cifras. Esta modificación tuvo efectos muy positivos y permitió a la ONCE un importante respiro económico que posibilitaría, en los años venideros, acometer destacados proyectos sociales potenciados con posteriores remodelaciones y nuevos productos, entre los que cabe destacar la puesta en marcha de loterías semiactivas en octubre de 2004. Poco más tarde –mayo de 2006- la ONCE comercializa loterías instantáneas y, ya en 2010, algunas modalidades de juego se distribuyen también a través de Canales Físicos Complementarios (estancos, gasolineras y quioscos, sobre todo).
Se trata de conseguir, en un más que complicado mercado, la financiación para el sostenimiento de los compromisos sociales de la ONCE. Y es que, a lo largo de las dos últimas décadas, se han creado y mejorado los servicios sociales para las personas ciegas y deficientes visuales: autonomía personal, atención educativa y formación, empleo, deporte, tercera edad, Nuevas Tecnologías accesibles, entre otros. Además, en 1988 se había creado la Fundación ONCE “para la cooperación e inclusión social de las personas con discapacidad”. En 1993 nacía la Corporación Empresarial ONCE (CEOSA) que diversificaría la actividad de la ONCE en sectores como el turístico o el de servicios y, en 1998 surgía la Fundación ONCE para América Latina (FOAL), que supone la solidaridad de la Organización con los ciegos de los países iberoamericanos.
Otro aporte cualitativo es la creación, en 2007, de la Fundación ONCE para la Atención a Personas con Sordoceguera, con la finalidad de prestar una ayuda específica y especializada al colectivo de personas sordociegas que ya atendía la ONCE pero que ahora adquiere rango propio.
En el ámbito cultural, destaca la vertebración del deporte de competición practicado por las personas ciegas en una Federación, que nació en 1993, la Federación Española de Deportes para Ciegos, que la ONCE tutela, así como el gran compromiso con el Comité Paralímpico Español (CPE), el organismo rector de la alta competición de los deportistas con discapacidad.

Una breve historia

La década europea