Web de la ONCE

Estás en:

Hacemos Historia

La ONCE es el resultado  de la férrea voluntad de los ciegos españoles que, en un periodo de especial dificultad para nuestro país, decidieron no quedar al margen, contribuir a la sociedad del momento y procurarse un medio de vida digno. Las primeras rifas que celebraban distintas asociaciones surgidas en la década de los años treinta del pasado siglo, fundamentalmente en Andalucía, Cataluña y Levante, son el antecedente del actual Cupón. Su unificación y común afán cimientan los inicios de esta Institución.

Mucho que reconocer a aquellos “primeros padres” que vieron nacer,  el 13 de diciembre de 1938, una Organización con cabida para todos los ciegos españoles. Un decreto gubernamental daba fe de este alumbramiento y otorgaba a la Organización Nacional de Ciegos la explotación, para su digno sustento, del denominado cupón “prociegos”, cuyo primer sorteo se celebró el 8 de mayo de 1939.

Por aquel entonces los cupones constaban de tan sólo tres cifras, los sorteos eran provinciales y la gestión de la institución estaba en manos en buena medida de la Administración del Estado que nombraba al máximo responsable denominado “jefe nacional”. Habrá que esperar más de 40 años para que los ciegos españoles tomen las riendas del devenir de la ONCE.

Trabajo para todos

Bocadillo
""En los años sesenta, se crearon centros de formación y empleo"

"

Esa aspiración inicial e irrenunciable; un trabajo digno a través de la venta del cupón para todos los ciegos españoles, se cumplió holgadamente, pero era necesario explorar otras posibilidades profesionales. Así, en la década de los años 60 se inicia el abordaje al mercado laboral de la mano de centros pioneros: la Escuela de Telefonía, el Centro de Formación Profesional o la Escuela Universitaria de Fisioterapia son auténticos hitos que inician un trayecto hacia la igualdad y la integración social y laboral que ya no se detendrá.

Conforme a estos planes, se crean centros educativos, para una buena formación desde la base, nacen iniciativas culturales, bibliotecas, en soporte braille y sonoro, y se ponen en marcha servicios fundamentales como el de rehabilitación.

En paralelo, nuestro país  vivía el denominado Milagro Español, ya que el turismo, la emigración y las inversiones extranjeras impulsaron un cambio hacia la modernidad. Son los felices  60.

Página siguiente