Web de la ONCE

Estás en:

Proyectos en los Balcanes y en el Sáhara

La ONCE también lleva a cabo otras  actuaciones internacionales en materia de cooperación  Internacional. Si bien son más recientes y de menor capacidad económica que las desarrolladas en América Latina, están produciendo  importantes resultados debido a la generosa colaboración de distintos profesionales y organizaciones; De todas las realizadas destacamos las siguientes:

Proyecto en los Balcanes     

La ONCE y su Fundación desarrolla un proyecto educativo, denominado el Proyecto de los Balcanes, con el objetivo de ayudar a implantar en la zona la educación inclusiva.
Esta cooperación desarrollada en Europa del Este fue motivada por el deterioro sustancial de las condiciones sociales de la población producido como consecuencia de los cambios de los regímenes políticos y los conflictos bélicos en parte de los Balcanes. El grupo de cooperantes de la ONCE, profesionales del CRE de la ONCE en Barcelona, con el apoyo del área de RRII del Consejo General, que viene desarrollando este proyecto desde 2003, ha conseguido en estos 10 años colaborar con los colegios específicos para alumnos con discapacidad visual de Sarajevo, Derventa, Belgrado y últimamente Tirana. Se han constatado los cambios realizados en los distintos colegios, cada uno según sus posibilidades, en el proceso de renovación pedagógica hacia una escuela más inclusiva.

En este proyecto se han realizado acciones en el ámbito educativo como la formación de profesores que sepan atender las necesidades de los niños y niñas con discapacidad visual; asimismo se ha facilitado a  los alumnos los instrumentos necesarios para la producción braille de libros y textos y así  contribuir a garantizar su derecho a la educación y el acceso a la cultura. Se ha contado con la colaboración de instituciones públicas y privadas. Bosnia, Serbia, Macedonia, Albania, Bulgaria y Moldavia, entre otros, han sido testigos, y lo siguen siendo hoy en día, de la mejora de los servicios que se prestan a las personas ciegas en dichos países.

 Se ha participado en el inicio y la sistematización del entrenamiento de la movilidad con el bastón blanco de los niños y personas adultas con ceguera en Bosnia Herzegovina. Igualmente se ha enfatizado la conveniencia del aprovechamiento del resto visual en los alumnos con baja visión.
La colaboración con la ONG MestresxBosnia ha permitido tener contacto con maestros de las escuelas ordinarias que, cada vez más, tienen en sus aulas niños con discapacidad visual. La verdadera integración la realizan los maestros de las escuelas con la ayuda de los maestros especialistas.

 En la actualidad los distintos colegios con los que se ha colaborado tienen muy claro cuál es su trabajo y el camino a seguir lo van marcando ellos. Dadas estas circunstancias,  los objetivos de este proyecto se han cumplido en la mayoría de los países, sin embargo en el caso de  Albania es necesario seguir trabajando con este proyecto educativo aunque se haya producido un gran impulso con el programa de educación inclusiva que se ha desarrollado, durante el 2011 y 2012, con ayuda de las propias instituciones de Albania, de la Unión Europea y de la ONCE y su Fundación a través del proyecto de los Balcanes.

 Por último  en este proyecto se seguirán atendiendo las inquietudes futuras que puedan surgir para garantizar  la educación inclusiva para los niños y niñas de  la zona.

Proyecto Sáhara

La ONCE y su Fundación junto con ayuntamientos y asociaciones locales de Cataluña y El Levante desarrollan un proyecto educativo, para niños y niñas con discapacidad visual,  en  los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia).

A principios de la pasada década algunos ayuntamientos y asociaciones ligadas a ellos de Cataluña y del Levante, que destinaban ayudas a los campos saharauis de refugiados, detectaron la total falta de escolarización de los niños ciegos y se pusieron en contacto con el CRE de la ONCE de Barcelona con el fin de crear unas pequeñas escuelas para ellos y, con la ayuda de  los profesionales de dicho centro, formar un cuerpo docente especializado en educación de niños ciegos. Así, se construyeron 5 escuelas especiales, una en cada campamento saharaui: Smara, Auserd, Aaiún, 27 de Febrero y Dajla.

En 2003, el Consejo General de la ONCE, a través de su Dirección Ejecutiva de RR.II, se hizo eco de esta iniciativa e inició su participación solidaria para dar un nuevo impulso al proyecto y propuso la creación de una "Mesa de Coordinación" que se reúne cada año y donde cada una de las instituciones asume un compromiso anual. Asimismo dichos acuerdos se remiten a las autoridades saharauis para su conocimiento y corresponsabilidad en el proyecto.

Dichos compromisos abarcan todo el espectro de la vida educativa de los niños ciegos, desde el mantenimiento de las instalaciones y del mobiliario hasta la alimentación y el transporte de los alumnos para garantizar su asistencia a clase. En la actualidad cada asociación se encarga de los gastos de una escuela y si alguna asociación tiene algún problema de financiación se cubre por las otras asociaciones. Nuestra Institución desarrolla las acciones más específicas de la educación de los niños ciegos: Apoya y financia el trabajo de nuestros profesionales que, año tras año, se desplazan a los campamentos para proseguir con la cualificación de los docentes locales, habiéndose alcanzado ya un nivel más que aceptable de una treintena de ellos. Igualmente, ha realizado toda la dotación de materiales específicos para su educación; y no sólo materiales de lecto-escritura braille, sino también de baja visión y los propios de entretenimiento.

Se ha conseguido con este proyecto poder escolarizar hasta 100 alumnos en las 5 escuelas, dotándoles de unas condiciones educativas incluso de mejor nivel que las de la escuela ordinaria, sin olvidar el objetivo de futuro de poder conseguir la educación inclusiva.

Las características de este proyecto lo hacen merecedor de calificarse como paradigma en el campo de la cooperación internacional al desarrollo. La unidad de acción, la coordinación y la complementariedad de las instituciones, así como la corresponsabilidad de las autoridades locales, son criterios que aquí se cumplen y que forman parte de los principios internacionales que todo buen proyecto de cooperación pretende seguir.

En un medio tan inhóspito como el pleno desierto, con tantísimas adversidades naturales y sociales, mucho más que en la mayoría de los países en vías de desarrollo, encontramos a unos niños ciegos que han logrado tener esperanzas para el futuro.