Web de la ONCE

Estás en:

ONCE INTERNACIONAL

LA ONCE Y SU FUNDACIÓN, ABIERTAS AL MUNDO

La ONCE en Europa
Un modelo de inclusión social que se extiende a Europa, América Latina y otras partes del mundo.

La ONCE, transcurridos  casi ocho décadas desde su creación, avanza en su labor de inclusión social de las personas ciegas y con otras discapacidades, impulsando el empleo y la economía social,  extendiendo su trabajo a América Latina y la Unión Europea, entre otros lugares del mundo, que valoran un modelo económico y social sostenible, solidario y generador de riqueza para toda la sociedad, especialmente para millones de personas con discapacidad. Esto le ha valido el reconocimiento legal como Organización Singular de Economía Social, caracterizada en su actividad socioeconómica y empresarial por sus principios y valores de solidaridad, ausencia de ánimo de lucro y estatus de interés general.

La tarea de eliminación de barreras, formación e intermediación laboral de la Fundación ONCE para la Cooperación e Inclusión Social de Personas con Discapacidad, transcurridos ya más de 25 años desde su creación-, se convierte en complemento perfecto a la labor de una Organización decidida a que las personas con discapacidad suban al tren de la modernidad, las nuevas tecnologías, el diseño para todos y la accesibilidad universal, absolutamente necesarios en estos tiempos de globalización.

Como operador de juego de reconocido prestigio sujeto a un estricto control público y comprometido con la gestión del juego responsable como principal fuente de ingresos, la ONCE junto con su Fundación representan un modelo único de integración, solidaridad y prestación de servicios, cada vez más especializados, que superan fronteras.

Activos en más de 25 estados

En el ámbito más solidario, la ONCE y su Fundación tienen un papel activo en más de 25 Dos niñas latinoamericanas con discapacidad visual en la escuelaestados, además de los vecinos comunitarios: trabaja en proyectos de educación y empleo en 19 países latinoamericanos; extienden iniciativas educativas a puntos de Europa que han resultado afectados por conflictos bélicos, como la zona de los Balcanes, donde un equipo de impresión en braille y la formación de profesionales generan un centro de recursos educativos-.

Existe presencia de la ONCE y su Fundación en África, por ejemplo en los campamentos saharauis, único lugar de ese continente donde todos los niños ciegos están escolarizados gracias a proyectos educativos de la Organización. También se trabaja en iniciativas culturales en Marruecos o de empleo e inclusión en Túnez.

En el ámbito de la representación, la ONCE participa muy activamente en el sector asociativo mundial de las personas ciegas, tanto en la Unión Europea de ciegos; como en la Unión Mundial de Ciegos a través de sendas vicepresidencias; forma parte activa del Foro Europeo de la Discapacidad; trabaja en el Comité de Expertos de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, además de tener presencia en muchos otros foros internacionales de la discapacidad.

Los datos que confirman el trabajo de la ONCE fuera de nuestras fronteras son rotundos: 121.684 niños con discapacidad visual grave escolarizados en América Latina en los últimos cuatro años; 52.133 adultos ciegos formados para el empleo, muchos de ellos trabajando, lo que les permite pasar de vivir ocultos, apartados y olvidados, a ser, en algunos casos, el único sustento de su familia; todos los niños ciegos de los campamentos saharauis escolarizados; centros de producción de material educativo en la zona de la guerra de los Balcanes; impulso a la discapacidad en Túnez, tras la primavera árabe; mejora de la accesibilidad en países como Uruguay, Costa Rica o Ecuador; o más de 15 años incorporando en las directivas comunitarias avances en transporte accesible, empleo o educación para 80 millones de ciudadanos europeos con discapacidad.

Visibilidad de las personas con discapacidad

El modelo de inclusión social de la ONCE y su Fundación se extiende por el mundo para lograr la plena autonomía de las personas con discapacidad, pero también para garantizar su visibilidad, que debe partir de la convivencia diaria con el conjunto de la ciudadanía.

En definitiva, la ONCE y su Fundación han conformado un modelo de inclusión social de la discapacidad único en el mundo, reconocido ampliamente fuera de nuestras fronteras. Un claro ejemplo indirecto de ello ha sido la concesión a la ONCE y su Fundación del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013, así como a España el prestigioso Premio Internacional Franklin D. Roosevelt Disability Rights, conocido como el “Nobel” de lo social, o las múltiples solicitudes de colaboración que estamos recibiendo cada año por parte de países como EEUU, Corea del Sur, China o los países Nórdicos, entre otros, para conocer mejor el modelo de inclusión que lidera la ONCE y su Fundación.

Éste es un modelo abierto al mundo que de hecho ya colabora con presencia en más de 50 estados para lograr no sólo la autonomía de las personas con discapacidad, sino para mantener su permanente visibilidad social y su convivencia diaria con el conjunto de la ciudadanía de la que forman parte.

La ONCE con El Tratado de Marrakech

El 30 de septiembre de 2016 ha entrado en vigor el Tratado de Marrakech, tras la adhesión de Canadá en el mes de julio

El histórico Tratado de Marrakech para facilitar el acceso a las obras publicadas a las personas ciegas, con discapacidad visual o con otras dificultades para acceder al texto impreso entra oficialmente en vigor después de tres años de que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) firmara este Tratado que afecta muy positivamente a los más de 300 millones de personas ciegas de todo el mundo, ya que supone una herramienta universal para remediar la denominada hambruna de libros accesibles. No obstante, aunque ya lo han ratificado 22 países, superándose así el listón de los 20 necesarios para su entrada legal en vigor, comienza ahora un proceso no exento de complejidad para que las organizaciones no lucrativas, como es la ONCE en el caso español una vez que España se adhiera al tratado, así como bibliotecas, instituciones educativas y estados adheridos, implementen las medidas necesarias para que la provisión de libros llegue a todos aquellos usuarios acreditados que lo necesiten.

En la actualidad, España debe solventar el último y más importante trámite para que el Tratado forme parte de su ordenamiento jurídico y hacerlo efectivo: depositar el instrumento de adhesión en la sede de la OMPI en Ginebra.

Valoración en España: Programa “Para que veas” (RNE-Radio 5 formato mp3)